H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

Cómo apelar a la razón en medio del hambre

Fotografía de Romina Vega

Romina Vega

El pueblo mexicano tiene muchas demandas, pero la más aclamada de ellas es la inseguridad y la corrupción. Sin embargo Pueblo y Gobierno se funden en uno solo en este vicio.

Cada discurso, político, presidencial, sindical, e inclusive de líderes religiosos, pregonan el desazón y el descontento que produce la corrupción, pero son tan cómplices del sistema de dar y pedir, que la fiebre ya comenzó y los marchantes se encuentran sobre el ruedo del camino que los conduce al mago de Oz, solo que en esta ocasión nadie pide cerebro, valentía y corazón como era la trama de la caricatura, estos van por las ofertas marchantes de tinacos, despensas, descuentos o indultos en los recibos de agua en OMAPAS,-¡ ah y esto no lo es todo!- también en la cartera del mago se ofertan los pie de casa. Algo tan codiciado en estos tiempos que, atrae como abejas a la miel. Frente a esta realidad cada quien se justifica en su necesidad, pero no deja de ser soborno conducido a las urnas de la votación y como dice un dicho popular “el que regala bien vende y el que recibe lo entiende”. Si entendemos de sarcasmos e ironías, recordemos que la magia es tan solo una ilusión.

En nuestra anterior experiencia como candidato a la presidencia, tocamos las puertas de muchos hogares de la comuna, de los cuales hasta la fecha agradecemos que nos las hayan abierto. Frente a esos estrechares de mano, concebí la buena vibra de mucha gente, pero en esta vida todo tiene un pero y nuestra oferta de proyecto para gobernar llegaba con las manos vacías y repleta de intenciones para mejorar lo que bien se y me consta no solo por ser parte del pueblo si no que también soy partícipe de las necesidades que tenemos todos, el caso es que la gente se sentía contenta con nuestra actitud y la propuesta que sosteníamos para gobernar en medio de la crisis, de ello recibíamos halago como también el apoyo moral, sin embargo teníamos un pero: NO TENIAMOS QUE REPARTIR aparte de una propuesta, el mensaje era más que claro, entiendo perfecto el trueque mexicano, en esta vida alguien tiene que creer y actuar cómo le gustaría que sucedieran las cosas, para incitar a creer a los demás. En esa travesía de jornada electoral, siempre hubo quien me decía que si poseía un grado de locura al oponerme a mis adversarios políticos, quienes salían a trabajar con las cuantiosas dádivas y promesas imposibles de cumplir, mi respuesta era sencilla; – si es de locos empezar por eliminar la corrupción dejando de dar soborno y dejar de recibirlo, sí lo estoy-, si de algo estuve segura todo el tiempo es que no necesitaba acompañamiento de regalos migajeros, para transmitir el mensaje que quería hacer llegar, estoy convencida que logramos nuestro cometido y que los peñasquenses lograron comparar el polo del despilfarro y la dignidad. Sé que captaron esa diferencia.

La semilla no germina de inmediato, las personas como yo, buscamos más que una presidencia, de entre nuestras prioridades es incidir en los cambios de la sociedad, por ello seguiremos constantes para que sea, no un gobierno, sino la misma sociedad la que proponga el cambio. Si el poder emana del pueblo, del pueblo debe salir la dignidad y poner un alto a la corrupción, mientras la sociedad acepte las dádivas y exista quien las ofrezca, jamás acabaremos con el monstruo corrupción que nos identifica de otros países, y no porque los mexicanos nazcamos o seamos todos corruptos, si no que el paso de la transición de nuestra vida desde la escuela hasta la edad adulta nos encontramos con este fenómeno, tanto es la práctica en la rutina que se adopta como una filosofía de vida por eso escuchamos decir “que el que no tranza no avanza”, por tanto se vuelve una costumbre, que termina en una cultura, aberrante. Hoy que estamos tan cerca de depositar nuestra confianza y poder en estas próximas elecciones hagámoslo con cordura y conciencia, es mejor ganarse la vida con el esfuerzo del trabajo que con la indignidad de pedir limosna, ser mexicanos es sinónimo de esfuerzo, saquemos la casta y digamos lo que somos frente al mundo, mostrando que podemos levantarnos… Por los improvistos que nos sorprenden les debíamos el artículo a los amables lectores, lo bueno es que permanecemos con el entusiasmos y mucho que decir, quien nos conoce, seguramente sabe que aun no hemos empezado a evidenciar lo que es importante resaltar en estos días. “La verdad seguirá siendo siempre la verdad”.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.