H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

El extraño caso de James Holmes

Aldo Fulcanelli

Aldo Fulcanelli

En 1962, el director de cine John Frankenheimer, filmaba ‘’The Manchurian Candidate’’, un thriller político de altos vuelos. La cinta, basada en un texto de Richard Condon, planteaba la existencia del ‘’lavado de cerebro’’, un mecanismo con el cual se programa a un individuo, para que lleve a cabo atentados, olvidando al instante sus motivaciones, o el acontecimiento en sí.

Un año después, el asesinato de John F. Kennedy sacudía a la opinión pública. Cabe señalar, que debido al tema candente que la película retrataba, de inmediato, se evitó que el público pudiera apreciarla, alegando los productores problemas de distribución. Tuvieron que pasar veinte largos años, para que los admiradores del gran director, pudieran ver la cinta, convertida a la sazón, en obra de culto.

Lo acontecido en la trama, y su relación con el caso Kennedy, parece no ser mera coincidencia. Una historia llena de intriga y ambición, en donde el bando enemigo, representado por los comunistas, se hace del poder a través de un ambicioso proyecto de control mental, manipulando el cerebro de un personaje, y empujándolo a ejecutar un homicidio. Tal es lo que plantea Frankenheimer, de quien se pensó, no sin cierto dejo de suspicacia morbosa, que había inspirado con su cinta, a los actores intelectuales del magnicidio.

No debemos olvidar que años antes, Allen Dulles, quien encabezó la CIA de 1953 a 1961, fue acusado de promover el programa MK Ultra, un proyecto ultra secreto, el cual consistía en experimentar con poderosas drogas y estimulantes. El propósito inmediato del proyecto, era utilizar a cobayos  humanos,  manipulando sus mentes con propósitos de contraespionaje. Dulles, quien al final de la Segunda Guerra Mundial, impulso la Operación Paper Clip, enriqueció su acervo, del conocimiento de centenares de oficiales nazis, que trabajaron bajo sus órdenes, a cambio de dinero y evasión de la justicia.

Si alguien sabía de control y manipulación de las mentes, ese era Allen Dulles, si alguien era conocedor de operaciones especiales y espionaje, era Allen Dulles, involucrado en asuntos de seguridad nacional de gran envergadura. A la distancia, resulta interesante ver las imágenes de cuando Kennedy lo cesó de su cargo, entre palabra y palabra, Dulles lanzaría una sentencia a Kennedy. La sentencia se cumplió, Kennedy fue asesinado, la guerra que promovió Dulles aceptada, y es más, como oscuro colofón a modo de humor negro, Dulles formó parte de la tristemente celebre Comisión Warren, encargada de esclarecer el crimen de Kennedy.

La sucesión de coincidencias, entre la realidad y la ficción, parecen no tener fin, y en 1974, un escándalo mediático destapa la cloaca. La CIA, fue acusada de utilizar seres humanos, en experimentos de lesa humanidad, en su conquista por la manipulación; y el control de las mentes.

El 19 de julio de 2012, un sujeto ataca a la multitud en un cine de Denver, el suceso como es de esperar, lastima el corazón de Estados Unidos y del mundo. Se trata de un raro atentado, en donde abundan las inconsistencias. Se trata de James Holmes, Un hombre sin antecedentes de violencia, presentado a juicio con la mirada perdida, la pupila dilatada, y a todas luces, bajo el influjo de alguna poderosa droga.

El suceso, nos recuerda al crimen de Robert Kennedy aquel fatídico 1968, en donde es detenido Sirhan B. Sirhan, su asesino material. Al igual que Holmes, era en apariencia un hombre de paz, sin antecedentes, pero además, alegaba no recordar el crimen que cometió, desconocer sus móviles, e incluso, el momento en que lo realizó. Para entonces, el abogado de Sirhan, Lawrence Teeter, señaló que su defendido, se encontraba bajo el influjo de la hipnosis.

¿Será que tanto Sirhan, como Holmes, son asesinos programados?, ¿realmente el Gobierno de los Estados Unidos, puso fin a su carrera por la conquista de las mentes?, ¿el uso de drogas poderosas, amén de la propia hipnosis, siguen siendo un utensilio dentro de los experimentos ultra secretos?

Pero en el camino, surge una pregunta mucho más interesante por su contexto, ¿Por qué querría el gobierno atentar contra sus ciudadanos?, surge al momento la tesis del documentalista Michael Moore, tan vilipendiado como respetado. Los gobiernos atemorizan a sus ciudadanos, para orillarlos a entregarles el control de sus vidas, presionarlos, y en su caso; intervenirlos.

La primera lectura, después de la matanza en Denver, es la forma en que los propios ciudadanos se arrojaron a las calles a comprar sus armas. Siendo Estados Unidos, un país de raigambre armamentista, es obvio que las autoridades, no lograran frenar la reacción en cadena.

¿Busca el gobierno la aprobación de los ciudadanos para una nueva guerra?, si antes el enemigo a vencer era el eje del mal, encabezado por Al Qaeda, ¿ahora de quien se trata?, ¿Quién busca dañar al heroico y valiente pueblo de los Estados Unidos?

Las sospechas, se acrecientan al no encontrar imágenes de la detención de Holmes en Denver, la incredulidad se motiva, cuando vemos en la televisión, las imágenes de un pequeño oso invadiendo un sitio público. De inmediato las fuerzas del orden se aprestan a sacar al animal del lugar. ¿Qué sucedió realmente en Denver?, ¿y la seguridad?, ¿y el circuito cerrado?

Estamos, tal vez, ante la presencia de un sistema, el cual de atentar contra sus gobernantes, radicalizó sus métodos atentando también contra sus ciudadanos. Y en México, también, el alza a los precios es un atentado, la pobreza extrema, lastima las consciencias, los sueldos millonarios de los Consejeros del IFE, atentan contra la inteligencia de una clase media, que comienza a asomar las narices. Hay muchas formas de atentar, hay muchos James Holmes, muchos Sirhan, pocos Kennedy, ya muy pocos Gandhi, dispuestos a dar la batalla por los derechos civiles de los ciudadanos.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.