El Grito…

Debajo de la mata florida, está la culebra escondida

Ángel de la Independencia

(foto: Carlos Chill – CC BY-SA)

Mi es-timado compatriota estamos en lo que, al menos a mi generación, nos inculcaron como el mes d ela patria. Mes en el que el nacionalismo, el patriotisto , el mexicanismo era sudado por cada poro de cada mexicano. Mes en el que las ciudades, pueblos villas, rancherías se adronaban con luces multicolores, cadenas hechas de papel de china o crepe, que se colgaban campanas tambuén de papel. Mes en el que, a la mitas del mismo se hacía un fiestón donde no importaba que nadie trabajara durante días… “¡era el mes patrio que caray!” Hasta los jóvenes y no dudo que algunos niños beían pulque, mezcal y tequila y gritaban “¡Viva México cabrones!” No importaba que regresando  a la normalidad tuvieramos carestías, devaluaciones, muertos, secuestrados, despidos, bajas salariales, aumentos a los combustibles… lo mexicano valía la pena. ¿Hoy día…?

No soy quien para decir que el sexenio que termina en diciembre próximo sea el peor gobierno de la historia de México. Cierto es que es el que más muertos ha generado, muertos mexicanos por mexicanos, en una guerra interna extraoficial, más instrumentada de forma oficial. Cierto es que ha sido un sexenio donde la independencia de México ha quedado más evidenciada que desde su supuesta consumación. Un sexenio donde se juntan los tres movimientos sociales mexicanos más relevantes, un mes de independencia (nula), reformas (contra sociedad), revolución (ininterrumpida y disfrazada). Un sexenio que culmina con una unión, eso sí, relevante y ejemplar, la mayoría de los mexicanos estamos en contra de los resultados electorales, y más aún indignados, molestos, encabronados por los resultados del calderonato y su caracter vendido a los grandes capitales internos y externos.

También es el sexenio que se destaca por su originalidad. Ha vendido al país de forma superficial y de fondo, marino y subsuelo…

Muchas lecturas nos deja el paso del panismo por Los Pinos y por palacio nacional; muchas dudas y deudas nos deja en la administración de nuestros recursos naturales renovables y no renovables; muchas dudas nos amplia en torno a la ética y cultura política de la clase idem. Más, es mayor la creciente incertidumbre sobre el futuro de este nuestro; ¿nuestro? México de regreso a las manos priistas.

De entrada, el nuevo congreso de la unión, sí, con minúsculas, se compone de más legisladores chapulines, tanto de partido como de cámara, que de verdaderos representantes del pueblo. La vieja escuela del original PRI liderean las bancadas del tricolor en ambas cámaras. Las declaraciones del “presidente electo” –confirma mi animadversión por el brandy-, confirman la postura tradicional del pricolor.

En un paseo por las columnas y artículos de opinión de algunso medios nacionales, la mayoría virtuales, es decir en realidad independientes, se aprecia, y lo digo en realidad, porque lo aprecio, la real postura de la mayoría d ela ciudadanía; se lee y ve, pues hay imágenes sobre los abusos, la impunidad, la violencia oficial, así como la pobreza que impera en las grandes ciudades y sus cinturones de miseria; se persiben los manejos de los recursos y riquezas de la nación por, lo que bien se ha dado a llamar “Los amos de México” la telecracia y la novelesca actuación de los “líderes políticos”. Mientras se convencen de que lo que aparece en telenvicia y tvazpeca es la mera neta, la realidad pisotea los derechos d elos mexicanos, las garantías individuales qué, de seguir como va, se repetirá una frase que me decían dijo un general que fue gobernador del territorio de BCS, cuando aún era territorio: “a ver licenciado, dígame cuales leyes estamos violando… para cambiarlas”

Pero, así las cosas y estando tan cerca de la celebración del inicio de la guerra de independencia, que ha costado muchas guerras no lograrla, con la entrega del suelo, subsuelo y fondo marino a empresas transanacionales, mediante tranza-acciones oficiales, mientras quieren jugarnos el dedo en la boca cancelando y posponiendo megadesarrollos en el único arrecife vivo del Pacífico Norte, yo me reitero como un pobre loco peligrsoso irreverente, irrelevante, irremediable pero irresisitible y real prófugo de la injusticia que el sordo le hace al mudo cada 15 de septiembre…

La oligarquía encierra dos principios de agitación; la discordia entre los gobernantes y la envidia del pueblo; la lucha de la mayoría contra la minoría. (Aristóteles)


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.