Exige “restauradora” del Ecce Homo pago de derechos de autor

Exige “restauradora” del Ecce Homo pago de derechos de autor

Cecilia Giménez decidió dar un paso adelante. Casi recluída en su casa por la repercusión mundial tras su restauración del ‘Ecce Homo’, la octogenaria tomó a mal que la Fundación Hospital Santi Spiritus, propietaria del santuario donde está colocada la pintura, ya cobre la entrada.

La decisión de los responsables del Santuario se debió a la escasez de ingresos que provocaba la visita del cuadro. Pusieron una urna para que los visitantes dejasen la voluntad, pero casi nadie aportaba dinero.

Esta decisión indignó a Cecilia Giménez y a su familia, y ya han puesto la decisión en manos de abogados. Entienden que Cecilia tiene derecho a cobrar derechos de autor por la obra, teniendo en cuenta que la Fundación está ingresando dinero por una ‘restauración’ realizada por ella.

Desde el Santuario también se ha puesto el caso en manos de abogados para poder defenderse llegado el momento.

Restauradoras: recuperar el eccehomo original y eliminar un repinte

En tanto, el informe que las dos restauradoras de la empresa zaragozana Albarium pusieron en manos de la Fundación Sancti Spiritus, propietaria de la obra, apuesta por recuperar el eccehomo original y eliminar un repinte que consideran de “dudoso valor”, aunque propone otras dos alternativas para conservar ambas.

Este informe, que se realizó tras el ofrecimiento de Mercedes Núñez y Encarna Ripollés, de la empresa Albarium, fue solicitado por la Fundación Sancti Spiritus, cuyos patronos únicos son el alcalde y los concejales de Borja, y repasa el estado de conservación de la pintura, obra de Elías García, llevado a cabo tras un examen minucioso y una conversación con Cecilia.

Al parecer, y según contó Cecilia, se trata de un repinte “con pinturas al óleo, sobre el que se aplicó un vaporizador protector a modo de barniz”, aunque tal y como recuerdan las restauradoras la anciana aseguraba que “todavía no está terminado”.

Las restauradoras aseguran que el porcentaje conservado de la pintura original gira “en torno a un 50-60 por ciento”, ya que tienen en cuenta la humedad que sufre la pared, la aparición de pequeñas ampollas en el repinte que significarían la pérdida de la pintura en esa zona o el hecho de que Cecilia pasara una brocha antes de pintar para eliminar “el salitre y las escamas sueltas”.

Por todo ello, el informe precisa que, ya que la primera causa de deterioro es la humedad, sería necesario “tomar medidas en el entorno” de la obra, antes de llevar a cabo cualquier tipo de acción e “incluso si no se realizara ninguna actuación”.

En cuanto a las posibles intervenciones, y “prescindiendo de la ola mediática” generada en torno al “dudoso valor del repinte”, las restauradoras optan por “recuperar los restos de la pintura original, eliminando el estrato que lo recubre y distorsiona completamente”, puesto que “la pintura es de tema religioso” y está en “un lugar de culto”, además de que el autor y la obra merecen “un respeto bajo cualquier circunstancia”.

No obstante, avisan de que la “reversibilidad” del repinte disminuirá conforme pase el tiempo, y de que, en cualquier caso, las pérdidas del original serán mayores de las que se aprecian en las últimas fotografías.

En vista de que existe “un colectivo que parece darle valor al repinte”, afirman que también podrían intentar la “separación de ambas pinturas mediante el antiguo método de ‘a strappo’”, es decir, retirar el repinte, que podría sufrir daños, y colocarlo sobre un soporte rígido, y sacar a la vez el original.

También podrían realizar una extracción “a stacco” del conjunto, es decir, retirar parte de la pared con las dos pinturas superpuestas, una medida que, aclaran, sería “justificable si, a pesar de las medidas preventivas, continuaran activas las causas de alteración”.

Un euro para acceder al santuario

El patronato de la Fundación Sancti Spiritus, que colgó en la web del ayuntamiento de Borja este informe junto con los resultados del análisis químico realizado por el Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, es el que deberá tomar una decisión.

No se prevé que la decisión llegue en un tiempo corto de tiempo, ya que dicho patronato ha de tener en cuenta tanto a los descendientes del autor de la obra original como a Cecilia y al resto de vecinos, y valorar la repercusión turística que el repinte ha causado en la localidad.

Desde hace unos días, los cientos de curiosos que viajan a Borja para ver en persona el popular repinte hecho por Cecilia Jiménez deben pagar un euro para acceder al santuario, una iniciativa que podría pesar en la decisión final del patronato.

Un informe acaba con las esperanzas de Cecilia

“Nunca ha sido una obra original” sino un “repinte mediocre”. Es una de las conclusiones que aporta el informe pericial encargado por el Ayuntamiento de Borja tras el destrozo del original Ecce Homo por la espontánea restauración que realizó una vecina de la localidad, Cecilia Giménez.

Lo dicho en este informe por parte de las expertas de la empresa zaragozana Albarium da al traste con cualquier posible pretensión de Cecilia Giménez o sus familiares por hacer valer derechos de autor sobre la pintura. El Ecce Homo de Cecilia ha dado la vuelta al mundo, ha generado varias solicitudes de registro de la marca Ecce Homo de Borja para explotarlas comercialmente con diversos usos, y cada semana atrae a miles de visitantes al borjano Santuario de la Misericordia para ver el fiasco.

Pero de ahí a pretender derechos de autor por el fiasco hay un largo trecho que se tendría que dirimir en los juzgados, y jugaría en contra el informe pericial encargado por el Ayuntamiento de Borja para evaluar los daños, determinar el estado de la pintura original y determinar qué puede hacerse a partir de ahora con este mural.

Y es que para pretender derechos de autor sobre una creación gráfica lo primero y esencial es que ésta sea considerada obra nueva. El informe, como se ha apuntado, lo descarta: Es un repinte mediocre, nunca ha sido una obra original.

Además, hay que tener en cuenta que los herederos de Elías García, que fue quien pintó el original Ecce Homo en los muros interiores del Santuario de Borja, también pueden exigir, aunque sólo por unos años. Está a punto de acabarse el plazo de ochenta años de derechos que les reconoce la legislación. Elías García lo pintó a principios de los años 30 del siglo pasado.


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.