Opinión

Nadie le atinará al precio y más cuando pretendan tapar la verdad y dejarme callada.

Fotografía de Romina Vega

Romina Vega

En las columnas anteriores, he venido asomando la opinión de lo que percibo  acerca de la política, sin embargo no significa que sea la mejor opinión, pero es lo que me dejan ver y lo que puedo percibir, sé que de mi persona se espera saber más de lo que he dicho, me conocieron en las izquierdas – hablando en términos de política- ahora bien, en esta ocasión me dispongo a escribir lo que de mi persona respecta en tenor de política.

Si bien puedo decir, desde pequeña viví la euforia y el ambiente político, acompañando a mis padres,  en la adolescencia fue la influencia familiar y en la edad adulta fue todo aquello que creí y lo que me hicieron creer los que ya no están, como mi estimado y apreciado amigo que fue Guillermo Flores, Ex Presidente Municipal, Profesor Oscar Corrales, que fue Secretario Municipal de la Administración Primera de Acción Nacional, Laura Lorena Vega Alcaraz, que fue incansable promotora del voto por el partido del PAN, y Nacho Muñoz, un incansable promotor de la IZQUIERDA, de todos ellos recuerdo, la efervescencia con la que me invitaban a apoyarlos, y como consuelo por privarme de las cosas de la juventud, para trabajar en la jornada electoral, me consolaban diciendo – ¡un día serás candidata muchacha!-  empieza a sembrar… en realidad todo para mí era parte de lo cotidiano; crecí en la política. El día menos esperado, aunque si ambicionado por los motivos de mi crianza, por azares, por error o por suerte, fui candidata y el día que inicie  campaña y tomé el micrófono para hablar a los presente de mí persona, fue el momento más difícil que pasé, es más fácil hablar de otros que de uno mismo, así que las palabras de los que ya se fueron me ayudaron a seguir de pie, los traje a la  mente, necesitaba valor y su recuerdo me confortaba.

Ahora que todo paso, debo decir que en la travesía de cada tres años, desde mis ocho, será la primera vez que vivo de lejos el círculo político; es la primera vez que puedo ser espectador y tener una idea más real de lo que queda de la política, que mas bien ya nada queda, solo es un changarro y juegos de poder, en el que el pueblo no tiene la opción más que de decir de tin- marin de- do –pingüe- cucara macara, títere fue, quien sabe que será esto, pero lo invocaba de niña en momentos de indecisión. En otra palabras no tenemos opción, son distintos los colores pero todos son compadres y atrás del escenario todos se ponen de acuerdo antes de salir y actuar, si bien tengo noción es porque también fui actor político, por subestima o porque no tengo empresa ni changarros que proteger no me invitaron a los compadrazgos, sin embargo pude ver bien detrás de la cortina, como es la política sin maquillaje. Por esas razones es que nos alejamos en manera definitiva de los que aceres del proselitismo para el poder (Política), otros podrán creer porque no han visto o se hacen de la vista gorda por ambición y no es esa mi capacidad, el único privilegio que he gozado a manos llenas es la expresión y la libertad con que la hago, en ninguna forma   coartare el placer que me produce hablar con la verdad, pues mi ambición no supera la infinita  necesidad de exponer lo que he visto, precisamente por eso, conmigo nadie le atinará al precio, ni vendo mi ideal, si alguien convido mi trayectoria política lo gradezco enormemente, pero la gente no me pertenece, las decisiones y las huellas dactilares son individuales como las conciencias. Recurrir a este medio que es la publicación, para expresar mi estado  actual en los renglones de la política es por la razón en la que un tiempo de mi vida, no muy lejano a tres años,  mis aspiraciones fueron a luz, fui una persona pública en el ámbito político, y por comentarios de los que desean ser mis detractores, he venido escuchando que soy una persona que se ha vendido, pero los chismes son muy dispersos con la realidad, el dinero y el amor no se ocultan, ni tampoco las guayabas, los hechos hablan como lenguaje de lo que decido, mis acciones hablan por sí solas. Mi trabajo en política como en el aspecto profesional ha sido claro, limpio y leal, respecto a si alguien leer  mi opinión le perturba, seguramente es porque se identifica con la crítica y desde luego se ha puesto el chaleco, le acomoda o le incomoda, ante los intereses personales de cada quien, cada cual tendrá su propia opinión, si la verdad es ofensa, lo siento, la seguiré diciendo, si les opaca el negocio, no me interesa no opacaré mi vida ni mis pensamientos, y ante la vista de todos aclaro, no me vendí ni con el PRI ni con el PAN, y de la izquierda me retiré por decisión propia, hasta hace un par meses Coordine MORENA, y por sanidad mental y emocional, me convencí de dejar todo atrás y continuar con toda una vida que me espera, afortunadamente el mundo es redondo y aún gira, y mientras el curso de la vida siga, “la verdad seguirá siendo siempre la verdad”.


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.