H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

Propone AMLO mantener el sector energético y construir refinerías

Propone AMLO mantener el sector energético y construir refinerías

México, D.F.- Andrés Manuel López Obrador, Candidato a la Presidencia de la República Mexicana por el Partido de la Revolución Democrática, del Partido del Trabajo, del Partido Revolucionario de Los y Las Trabajadoras y Convergencia, presentó diez puntos de su propuesta general que tienen que ver con el sector Energé3tico,, en el que en vez de privatizar la industria petrolera y eléctrica, plantea mantener el sector energético como propiedad de la nación y utilizarlo para impulsar el desarrollo del país: bajar el precio de las gasolinas, el diesel, el gas y la energía eléctrica.

Al respecto, AMLO explicó que esto implicará llevar a cabo una nueva política en materia energética, es decir va a cambiar la actual política petrolera y eléctrica. “La nueva política que proponemos y que se llevará a la práctica contemplará, entre otras medidas, las siguientes:”

1. Manejo integral del sector energético, es decir se va a articular todo el sector energético, desde la exploración, la perforación, la producción de crudo y gas, la refinación, la petroquímica y la industria eléctrica, para utilizar toda la cadena de valor del sector energético.

2. Será prioritaria la inversión en exploración para mantener estables las reservas probadas de petróleo, con una tasa de reposición del 100 por ciento.

3. Vamos a dejar de vender, de exportar gradualmente petróleo crudo y se procesará toda la materia prima, todo el petróleo crudo, para darle valor agregado y generar utilidades y empleos en el país. Es decir, ya no se va a continuar en el mediano plazo vendiendo petróleo crudo, materia prima y comprando productos derivados del petróleo, como se hace actualmente.

4. Con ese propósito, de dejar de vender petróleo crudo y comprar productos derivados del petróleo, se van a construir en el sexenio cinco grandes refinerías y van a estar ubicadas en Tula, Hidalgo, en donde vamos a iniciar y a terminar la refinería que se ha anunciado desde hace tres a{os y que apenas se va construyendo la barda perimetral; otra en Salamanca, Guanajuato, en el sitio en donde se adquirió un terreno para ese propósito; otro tren de refinamiento se va a construir junto a la actual refinería de Salina Cruz, Oaxaca; una más se va a construir en Dos Bocas, Paraíso, Tabasco, para aprovechar el crudo superligero que se produce en los campos de Cárdenas y de Huimanguillo y que actualmente se exporta para refinarse en Estados Unidos, y una refinería más se va a construir en Atasta, Campeche. Todo esto para dejar de importar 500 mil barriles diarios de combustibles, que significa erogar, en esta compra de combustibles, 26 mil millones de dólares al año. Es decir, una importante salida de divisas.

5. Vamos a frenar el deterioro de la industria petroquímica, que se ha venido convirtiendo en chatarra, se ha venido destruyendo de manera irresponsable. Por eso vamos a reconstruir las plantas petroquímicas, vamos de nuevo a construir la planta para producir fertilizantes en el país, por poner un ejemplo. Se va a dejar, poco a poco, de depender del mercado exterior, en cuanto a productos petroquímicos, y se va a ofrecer insumos baratos a la industria nacional.

6. Operarán a toda su capacidad las hidroeléctricas y otras plantas de generación de energía de la Comisión Federal de Electricidad para reducir la compra de energía eléctrica a precios elevadísimos a empresas extranjeras. Hoy, precisamente viene una información en el periódico La Jornada, la CFE está comprando 170 mil millones de pesos en energía eléctrica a empresas privadas extranjeras. Esto ha llevado a que se cierren las plantas o se subutilicen las plantas de generación de energía del sector público, es el caso de las hidroeléctricas que no turbinan ni generan energía eléctrica, para dar preferencia a las empresas extranjeras. Todo esto eleva los costos de la energía eléctrica, por eso cuesta tanto la luz en el país. De ahí nuestra decisión de operar al ciento por ciento todas las plantas de energía eléctrica del sector público y, con ello, reducir los precios a los consumidores y a la industria.

7. Se dará prioridad en compras y en contratación de servicios que demanda el sector energético a empresas nacionales. Esto actualmente no sucede, todo lo que compran Pemex y la CFE beneficia fundamentalmente a empresas extranjeras. En Brasil, por ley, el 80 por ciento de las compras que realiza el sector energético se tienen que entregar, se tienen que contratar a empresas nacionales. Aquí, apenas el 20 por ciento de las compras es en beneficio de empresas nacionales y el 80 por ciento de lo que se compra es en beneficio de empresas extranjeras.

8. Se destinarán recursos suficientes para la investigación y el desarrollo tecnológico del sector energético. Se le devolverá la importancia que en su momento tuvieron el Instituto Mexicano del Petróleo y el Instituto de Investigaciones Eléctricas.

9. Habrá un programa nacional de transición energética para disminuir, de inmediato, la dependencia de combustibles fósiles y de recursos no renovables. Tenemos que cuidar la herencia de las nuevas generaciones. Con este propósito se creará el Instituto de Energías Renovables para aplicar una política que, sin desconocer la importancia de los hidrocarburos, privilegie el desarrollo de otras fuentes de energía que respondan al cuidado y a la restauración del medio ambiente. Asimismo, se fomentará la creación de una conciencia entre los ciudadanos de ahorro y buen uso de los energéticos.

10. Vamos a limpiar a Pemex y a la Comisión Federal de Electricidad de corrupción y de esta forma se financiará gran parte de la inversión que demanda la industria petrolera y eléctrica del país.

En suma, la propuesta es fincar las bases del desarrollo nacional en el aprovechamiento racional y en la modernización del sector energético. Es utilizar al sector energético como palanca del desarrollo nacional. El objetivo es aprovechar los recursos energéticos de la nación para impulsar la industrialización del país, generar empleos en México y ser competitivos en el mercado mundial.

Esa es puntualmente nuestra propuesta en materia de política energética. Vamos a estar informando sobre nuestras propuestas, de manera puntual, no sólo lo que se tiene qué hacer, sino los cómo, para que quede completamente claro de que la opción que nosotros representamos significa un cambio verdadero, porque sólo así vamos a poder sacar adelante a México.

Si en este caso continúa, como lo han expresado los otros candidatos, la misma política, pues no hay ninguna posibilidad de que el país se desarrolle, que haya empleos en México. Por el contrario, lo que ellos están proponiendo es privatizar el petróleo, seguir privatizando la industria eléctrica y esto va a causar más deterioro en todos los sentidos.

Esto no es opción ni es alternativa, esto es beneficios para un pequeño grupo, pero a costa del sufrimiento de la mayoría de los mexicanos, a costa de la destrucción de nuestro país.

“La construcción de varias refinerías es viable porque actualmente vendemos materia prima y compramos gasolinas y diesel, gas y estamos comprando también energía eléctrica. Tan sólo traer la gasolina del extranjero cuesta cerca de tres pesos por litro, el flete únicamente. El producir aquí la gasolina significaría ahorrar sólo en flete alrededor de 80 mil millones de pesos al año. Casi lo que podría utilizarse para construir una nueva refinería y es de sentido común que si le da valor agregado a la materia prima, se obtienen mayores beneficios. Desde luego, no es lo mismo el petróleo crudo porque no se le paga renta a la naturaleza, extraer un barril de petróleo crudo puede costar cuando mucho cinco dólares y se vende en 100 dólares. Ya esa utilidad no se obtiene en la refinación, es menor; sin embargo, sí hay un valor agregado si se refina en México, porque se generan los empleos en México, porque nos ahorramos el transporte de la gasolina y porque también hay una utilidad, no con el mismo margen de la venta de petróleo crudo, porque –insisto—no se le paga renta a la naturaleza, pero sí es viable el construir las cinco refinerías, tan es así que nosotros sólo tenemos seis refinerías, mientras que Estados Unidos tiene 145 refinerías y Japón, que no tiene petróleo crudo, tiene 42 refinerías. Aquí, no se construyen las refinerías por el negocio que tienen algunos de la compra de las gasolinas que, por cierto, no hay información, no hay transparencia sobre este tema. Si ustedes preguntan a Pemex quién compra la gasolina, a qué precio, cómo se distribuye, no hay información y estamos hablando de posiblemente del mejor negocio del país, en beneficio de desconocidos, porque se compran 26 mil millones de dólares al año, por concepto de combustibles. Esto lo deberíamos de conocer todos los mexicanos; sin embargo, hay ocultamiento de información. En tres meses me van a tener que entregar toda la información.”


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.