Reforma Laboral… ¡Al Senado!

Reforma LaboralMéxico, Distrito Federal.- La democracia sindical será, al final de cuentas, sólo una opción para los gremios, de acuerdo con la redacción final de la reforma laboral aprobada en lo general y en lo particular en la Cámara de Diputados, la cual ya fue turnada al Senado para que en un plazo de 30 días sea procesada.

Durante la maratónica sesión de 14 horas que terminó en la madrugada de ayer, la propuesta de Nueva Alianza (Panal) tuvo el respaldo del PRI y del Partido Verde para dejar en manos de las asambleas generales de los sindicatos la modalidad de la elección de sus líderes, conservando la votación económica directa y la indirecta.

De ser apoyada por el Senado, la votación directa y secreta sólo se enumerará en la nueva ley laboral como una opción más para los sindicatos.

Al exponer su propuesta, Lucila Garfias, diputada de Nueva Alianza y dirigente magisterial, expresó: “No nos confundamos: vulnerar la autonomía sindical ni mejora la competitividad ni genera mayor empleo”.

La modificación a la fracción IX del artículo 371 de la Ley Laboral, correspondiente al título de las relaciones colectivas de trabajo, fue aprobada con 248 votos a favor, 187 en contra y ninguna abstención.

La democratización en gremios será opcional

 A propuesta del Partido Nueva Alianza y con el respaldo del PRI y del Verde, la reforma laboral dejó en manos de las asambleas generales de los sindicatos la modalidad de la elección de sus líderes, conservando la votación económica directa y la votación indirecta.

De esa manera, la votación directa y secreta sólo se enumerará en la futura nueva ley laboral como una opción más de las organizaciones gremiales.

Este cambio de última hora se formalizó en la madrugada, casi al cierre de la maratónica sesión de la Cámara de Diputados en la que se aprobó la reforma laboral en lo general y en lo particular.

En bloque, el PAN, PRD, PT y Movimiento Ciudadano se opusieron a la nueva redacción, cuyos términos ampliaron todavía más la denominada autonomía sindical.

En voz de Esther Quintana, el PAN reclamó que los gremios “sigan mamando a costa de las cuotas de los sindicalizados”.

Al pronunciarse en contra de la reserva formulada por la diputada y dirigente del sindicato magisterial Lucila Garfias, la legisladora blanquiazul argumentó que era hora de que el presidente electo Enrique Peña Nieto demostrara su declarado compromiso con la transparencia.

El artículo 371, avalado inicialmente en el dictamen que se aprobó en la Comisión del Trabajo y Previsión Social, señalaba que los estatutos de los sindicatos debían contener “el número de miembros de la directiva y considerar el procedimiento para su elección, el cual salvaguardará el libre ejercicio del voto”.

Pero en el pleno, a las 2 de la madrugada del sábado, la diputada del Panal subió a la tribuna para presentar una reserva que de inmediato sumó el apoyo de priistas y legisladores del Verde.

“No nos confundamos, vulnerar la autonomía sindical ni mejora la competitividad ni genera mayor empleo. Proponemos votación indirecta y secreta. (Pero) los estatutos contendrán en su fracción novena: procedimiento para la elección de la directiva y el número de sus miembros, salvaguardando el libre ejercicio del voto y con las modalidades que acuerde la asamblea general: votación económica directa; votación indirecta, y votación directa y secreta”, expuso la también dirigente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

De inmediato, el vicecoordinador Miguel Alonso Raya reviró que esa propuesta demostraba que lo ahí aprobado era una contrarreforma: “Hay que flexibilizar imponiendo y hay que negarles a los trabajadores la transparencia y el ejercicio democrático en sus organizaciones. ¿Eso fue lo que les ordenó Peña Nieto que hicieran? ¿Eso fue lo que Peña Nieto pactó con Calderón para darle viabilidad a su ley regresiva que precariza el empleo?”.

La modificación a la fracción IX del artículo 371 de la Ley Laboral, correspondiente al título de las relaciones colectivas de trabajo, fue aprobada con 248 votos a favor, 187 en contra y ninguna abstención.

Las críticas que por la mañana del viernes habían ventilado los diputados del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano a la redacción original, por considerar que se desperdiciaba una oportunidad histórica para garantizar la democracia sindical, subieron de tono en la madrugada del sábado ante el cambio avalado propuesto por Nueva Alianza, el partido que impulsó Elba Esther Gordillo, lideresa del SNTE.

Cabe recordar que en la votación de ese artículo, el bloque PAN-PRD-Movimiento Ciudadano alcanzó 14 votos, mientras la propuesta del PRI sumó 16 con el apoyo del Verde, el Panal y del Partido del Trabajo, cuyo representante en la Comisión, Adolfo Orive, resultó determinante para romper el empate.

Esto generó cuestionamientos de perredistas y panistas, orillando al PT por la noche a aclarar, a través de una carta del diputado petista, que su voto había sido a título personal y que la fracción de ese partido se pronunciaba en sentido contrario. Y así fue cuando el debate se llevó al pleno.

En tribuna, la propuesta de la dirigente magisterial recibió el aval del PRI, a través de Fernando Castro Trenti: “Hacemos nuestra la definición precisa de reconocer en la asamblea general la determinación de cómo elegir a sus mesas directivas. Reconocemos entonces capacidad, madurez en el mexicano y en la mexicana que forman parte de la fuerza y vigor de la nación mexicana”.

El priista equiparó la propuesta de garantizar el voto libre, directo y secreto como una pretensión de tratar a los trabajadores “como si fueran menores de edad, como si no les reconociéramos talento; no lo podemos permitir”.

Arturo Escobar, del Verde, felicitó al Panal por su propuesta y dijo entender que el asunto era “un camino sinuoso que nos va a llevar a entender que pasar a un México moderno requiere de pasos sólidos”. Hizo un reconocimiento al responsable del proceso del dictamen, lo que desató el aplauso.

Argumentó el diputado del Verde que lo alcanzado en materia sindical debía enorgullecer a todo los diputados. Y exaltó al secretario general adjunto de la CTM: “Carlos Aceves del Olmo, uno de los máximos líderes sindicales de este país, que reconoce que México está entrando a nuevos tiempos”.

Amalia García, del PRD, rechazó la idea de que la autonomía sindical fuera entendida como negación al voto libre y por lo tanto un derecho establecido en convenios internacionales. Por el contrario, señaló que éstos preservan el derecho a la democracia.

Y en favor del voto libre, directo y secreto, la ex gobernadora de Zacatecas expuso: “Defendamos la democracia en nuestro país en el último coto que queda en este ámbito de opacidad; que no sean unos cuantos los que determinen la vida de los agremiados y de los sindicatos, sino que sea el conjunto de todos los trabajadores”.

En igual sentido, la panista Esther Quintana lanzó un “ya basta de esta oscuridad y de toda la corrupción y suciedad que ha engendrado en el seno de los sindicatos”.


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.