Regresan los “Zeppelines”

Regresan los “Zeppelines”

A partir de 20.000 pies por encima de la frontera con México un vehículo, se cierne como una nube y permanece fija durante mínimo 21 días, y transmite su exploración de calor corporal por debajo de él, esto, es lo que se pudo observar desde ahora en el cielo de Nogales, donde un dirigible en forma de ballena blanca puso en marcha la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos de América.

Estos dirigibles son más ligeros que el aire, bajo consumo de combustible lo que los hace perfectos para usos militares o de espionaje así como los convierte en los vehículos perfectos para la vigilancia, en este caso, en la frontera norte de México y tal vez en Afganistán por parte del gobierno de los  Estados Unidos de América (USA).

Este artefacto de vigilancia fronteriza, fue utilizado por primera vez la semana pasada en Nogales en un área denominada “La Quinta”, a una altitud aproximada de 1,500 y 2,000 pies.

La institución fronteriza, trabaja en conjunto con el departamento de Ciencia y Tecnología de la Oficina de Seguridad Nacional en la  aplicación de esta prueba, la cual de ser favorable permitirá un proceso posterior de licitación y contratación para aplicarse a lo largo de la frontera sur de este país.

Esta tecnología es uno de los legados de las guerras de USA con  Irak y Afganistán y consiste en potente cámara, que captura vídeo a millas enteras de frontera en un solo marco, por lo que ahora, al ubicarlas en  los dirigibles y los aeróstatos podría ser el futuro de la seguridad fronteriza – si sus analistas sólo pueden mantenerse al día con la superabundancia de datos que van a reunirse. El sistema en sí, un conjunto de vigilancia de área amplia cámara conocida como Kestrel.

Es importante destacar, que éste sistema de vigilancia sustituye a las actuales tecnologías que sólo son capaces de operar durante las horas del día, que ofrece cobertura durante todo el día, sin embargo, ahora es posible contar con visión nocturna de manera más accesible y verás, pues antes era necesario recurrir a las cámaras con un campo de visión muy estrecho, por lo que se utilizan las nuevas unidades Kestrel que proporcionan la posibilidad de abarcar una gran área de vigilancia por toda la noche en un radio de 360 grados, lo que hace prácticamente imposible acercarse sigilosamente o a través de un área protegida.

Según se destaca en varias notas informativas, este sistema de vigilancia puede registrar cada evento que ocurre en un área supervisada para un máximo de 30 días.


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.