Guachimontones: las pirámides escondidas de México

Los estudios de laboratorio revelaron que datan de hace casi más de 2 mil años.

Los estudios de laboratorio revelaron que datan de hace casi más de 2 mil años.

Jalisco, México.- Cerca de Teuchitlán, un municipio de Jalisco, se encuentran unas formaciones rocosas con relieve estructural escalonado, llamadas Guachimontones. Se trata de un templo ceremonial arqueológico y un antiguo asentamiento prehispánico de supuesto origen Mexica, que fue descubierto por un grupo de excavadores de la zona en el año de 1970. El crédito se le debe al matrimonio Phil Weigand y Arcelia García, así como también a su equipo de investigadores a los cuales se les ha atribuido gran importancia en este proyecto, puesto que les fue posible descubrir que en realidad se trataban de una serie de pirámides cuya característica primordial es el poseer una estructura circular escalonada y no cuadrática como las otras pirámides en México. Los estudios de laboratorio revelaron que datan de hace casi más de 2 mil años, ocupando más de 24 mil hectáreas de perímetro y tuvo unos 40 mil habitantes en su época de apogeo. Este sitio arqueológico consta de varias secciones importantes, divididas a su vez en jerarquías, en las se pudieron excavar dos zonas para el juego de pelota, una pirámide central, un patio y tumbas subterráneas en las que los nativos enterraban a sus muertos. La pirámide central es, en realidad, un calendario circular que marca exactamente 52 años y en su punto más alto se colocaba un poste donde un sacerdote se ataba a él y se mecía, simulando el vuelo de un ave. Este rito se realizaba para rendir homenaje al Dios Ehécatl o Dios del Viento en la antigua cultura Teuchitlán. Las zonas de juego de pelota se utilizaban para discutir sus disputas gubernamentales. En vez de tomar este rito como un deporte o una forma de entretenimiento, se limitaban a decidir el futuro de los problemas políticos y algunos enfrentamientos bélicos mediante los partidos de pelota, al final de los cuales, el equipo triunfador terminaba no sólo como poseedor de la victoria, sino también con la vida de sus adversarios.


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.