H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

La patria es primero

La patria es primero

El 09 de septiembre de 1971, el entonces Presidente de la República, Luis Echeverría Álvarez, enviaba a la XLVIII Legislatura la Iniciativa de Decreto para inscribir con letras de oro en los recintos de la Cámara de Diputados y Senadores, la frase de “La Patria es Primero”, pronunciada según la historia oficial por el militar Insurgente Vicente Guerrero (1782-1831).

Dicha frase, habría sido expresada por Guerrero al calor del furor patriótico ante su padre, el cual, habría sido enviado por el propio Virrey, para convencer al vástago de abandonar las armas, y a cambio, ofertaba el indulto.

Si aquella histórica frase enmarcó el interés del héroe por su patria, a la cual colocó incluso por encima del amor sanguíneo, hoy ha pasado a formar parte del olvido, pues los diputados y senadores que dicen representar a los mexicanos, han demostrado su amor por los lujos y el dinero. Si Guerrero no cedió al chantaje sentimental y moral, privilegiando su interés por México, nuestros “representantes populares”, ratificaron pues su compromiso con un sistema omnímodo, negado a cualquier cambio en pleno Siglo XXI. Triste se ve la frase en los muros de la ignominia, demostrando que “no todo lo que brilla es oro”, ni todo el oro refulge, con la misma intensidad.

recientemente, los medios de comunicación informaban de la aprobación de la Reforma Fiscal en lo general, lo que permitirá el alza del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 11% al 16% en los estados fronterizos, otro duro golpe a la ciudadanía, calificada de alta traición por ella misma en las redes sociales, y medios independientes. La homologación del IVA, habría sido aprobada por 68 votos contra 55 por los senadores, mientras que la llamada miscelánea fiscal, por 73 votos, contra 50.

Pero en la Cámara de Diputados y Senadores, la realidad parece ser muy distinta. Los “representantes populares”, son una suerte de sultanes que llegan a darse la gran vida. Tan solo en febrero pasado, los senadores hablaban de una meta de ahorro de 30 millones de pesos por concepto de restricción en uso de telefonía, viajes al extranjero, gasolina, mobiliario y otros lujos. Sin embargo y de manera contradictoria, el Manual de Percepciones de los Senadores, establece que un senador percibirá 121,600 pesos cada mes, mientras que en el caso de los diputados, estos percibirán 75,379 pesos mensuales más un apoyo económico por asistencia legislativa de 45,786, y otro por atención ciudadana de 28,772 pesos; lo anterior, sin contar el seguro de vida y otras tantas frivolidades.

Las cifras resultan vergonzosas, en un país donde el alza a los precios estrangula a los ciudadanos, ahogando toda esperanza en un mejor futuro. Mientras ello ocurre, los diputados y senadores juegan a la democracia, encabezando discusiones absurdas, ajenas a la realidad nacional, manipulando el devenir como si se tratara de un tablero de hockey. Luciendo trajes carísimos, asesores de primer nivel y secretarias con cuerpos esculturales, los representantes al tocar el suelo del congreso, son separados violentamente del piso de los plebeyos, los cuales; “no saben de los sacrificios de un diputado o un senador”, “no entienden de política” o de plano; “son una bola de ignorantes que no se informan”. Así se expresan los diputados, de los mismos ciudadanos que los llevaron a la curul, menuda traición de lujo.

Por si fuera poco, en el umbral de la desastrosa aprobación del IVA, el presidente Peña Nieto, daba a conocer a través de su cuenta de twitter, “El día de mañana publicaré en el Diario Oficial las Reformas al Código Penal Federal en materia de indulto aprobadas hoy por el Congreso”. “Este mismo jueves, la reforma entrará en vigor e indultaré a Alberto Patishtán Gómez”; agregaba el mandatario.

Detenido en el año 2000, y acusado de una emboscada en la que fallecieron siete policías, Patishtán, profesor e indígena tzotzil, lleva 13 años en la cárcel, luego de una detención injusta y una defensa inadecuada, según ha consignado la propia Amnistía Internacional. En el marco de la aprobación de la Reforma Hacendaria, el anuncio de la liberación del profesor resulta un trago amargo, y un chantaje sentimental de muy altos vuelos. Aunque seguramente Patisthán ha soportado innumerables vejaciones con dignidad y fortaleza mereciendo la libertad inmediata, la noticia se convirtió en una cortina de humo, que solo nublo tibiamente los ojos de millones de mexicanos, que cada vez se encuentran mejor informados.

Luego de tres horas de debate, la Cámara de Diputados facultaba al primer mandatario para conceder el indulto; “cuando existan indicios consistentes de violaciones graves a los derechos humanos de la persona sentenciada” y las autoridades determinen que “no representa un peligro para la tranquilidad y seguridad públicas”.

Por si no fuera poco, hoy tenemos un presidencialismo recargado, con un titular del poder ejecutivo, que decidirá alzando su dedo como emperador romano, quien entra o quien sale de la oscuridad de las cárceles, hogar de centenares de presos políticos y de conciencia. Dicho sea de paso, el indulto podrá ser utilizado por el presidente en turno, a su completa discrecionalidad, supeditada a su poder absoluto como nunca antes.

Pero aunque se tache a Peña Nieto de ser el más débil de los alumnos de Salinas, este ha logrado lo que ni su maestro pudo, con toda su brillantez y retórica envolvente. Dividir al PAN, y echarse a la bolsa al PRD, con mucha menor violencia física que la utilizada por su mentor. Es claro que hoy, el Gobierno del Distrito Federal se ha convertido en un satélite más del sistema, sepultando con sus actitudes represoras, 20 años en la construcción de un gobierno de vanguardia; reconocido a nivel internacional por su capacidad de interlocución con la ciudadanía.

Mientras la vorágine se cierne sobre nuestro país, cual si fuera un tornado silencioso, que todo lo atrae a su oscuro núcleo, Salinas de Gortari, experto en el arte de la evasión, era increpado por jóvenes al salir de su conferencia dictada en la London School of Economics. La joven mujer que perseguía al “geniecillo de Dublín” con reclamos, no ignora la perversa capacidad del ex mandatario, para desarticular, y volver a integrar instituciones. Años después de su triunfal regreso a nuestro país, Salinas ha ratificado su vigencia, con el triste saldo que implica la pobreza extrema de cientos de mexicanos, que no comprenden las tasas de interés ni las cifras infladas por la soberbia de los funcionarios.

Pero el congreso es un ajedrez venido a menos, donde casi todos son alfiles, y pulula el mayoriteo, el cochupo y los acuerdos en lo oscurito. Los diputados y senadores, con muy honrosas excepciones, han demostrado ser las entrañas de un organismo enfermo y virulento, ese mismo organismo que vive a expensas del aliento de los trabajadores, que pagan los sueldos vergonzantes de los representantes, para recibir en contraprestación; una auténtica puñalada por la espalda.

La joven que le grito a Salinas, y lo persiguió como su conciencia por las calles de Inglaterra, demostró para contrastar, que la patria si es primero, cuando se trata de enaltecer al país, con la razón en la mano y aunque sea a mentadas. Pero también Alberto Patishtán, con su noble valentía y dignidad inquebrantable, demuestra que la patria es primero, cuando se tiene la conciencia limpia, y el corazón libre de rencor.

Tal vez esa imponente frase de “La Patria es Primero”, que hoy pende como miserable letrero en el burdel más caro de México, debiera ser borrada de esos muros castigados por la mediocridad. La patria es primero si, para los cientos de trabajadores que sin contar con los elementos ni materiales necesarios, demuestran su creatividad y fuerza, levantándose día con día a  darle vida a este lacerado país. La patria es primero para los campesinos, las madres de familia, los maestros rurales, los luchadores sociales, que aunque vilipendiados y orillados a la clandestinidad, seguros están de que un orden mucho más poderoso y limpio, reivindicará alguna vez todos sus esfuerzos.

La patria no es primero para ustedes señores diputados y senadores, que con el gesto más vil de alzar la mano como robots sin pensamiento, han cubierto de vergüenza sus oscuras trayectorias, demostrando que ahí, en ese antro de mala muerte pero de buena vida llamado congreso, si están todos los que son, y son todos los que están, una bola de serviles para los cuales, “la patria nunca ha sido, ni será primero”.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.