Las moscas de PEMEX

logo-cara-bIba un buen samaritano montado en su asno por las orillas del lago Tiberiades, rumbo a Cafarnaúm, cuando observó que, a la derecha de su camino, estaba un pobre leproso tirado en el suelo y cubierto de moscas. “Haré mi buena obra del día”, díjose el buen samaritano, “pues voy a espantarle las moscas que laceran sus llagas y chupan la poca sangre de este desgraciado leproso”. Y, bajando de su burro, se acercó al caído para realizar su noble cometido, entonces, el pobre leproso, alzando la cabeza, musitó: “te ruego, buen samaritano, que interrumpas tu buena obra, la cual te agradezco, pero ocurre que estas moscas son viejas conocidas y ya están gordas; las nuevas moscas que acudirían a mis llagas, estarían flacas y con seguridad serían más feroces”

Conocemos algunas de las moscas de PEMEX, la más representativa se sienta en el Senado y engorda la fracción del PRI: el tres veces diputado y dos senador, Carlos Romero Deschamps. Hijo putativo de Carlos Salinas de Gortari, el lider del STPRM se ha distinguido, desde el comienzo de su desempeño, por la longitud de sus uñas; ahí sigue cobrando, además, como legislador, en lo que poco creo que tenga que aportarnos.

Otras de las moscas que sonaron bastante en el pasado sexenio fueron las del enjambre Mouriño, encabezado por el español Manuel Carlos Mouriño Atanes, padre del accidentado ex secretario de Gobernación del PAN, Juan Camilo Mouriño. Estos son dos casos, pero hay innumerables moscas alrededor de PEMEX; desde las que tienen contratos ventajosos en transporte, las que tienen asociaciones “estratégicas” en derivados, las que tienen cadenas de gasolineras con socios “adentro de PEMEX abundan las moscas y todas están bien gordas (alguien me ha comentado que un grupo de gasolineras vendidas recientemente en BCS, fueron adquiridas por un líder sindical, el enjambre Mouriño y un actual Secretario de Estado, ex-gobernador y miembro del grupo Atlacomulco para más señas). Quebradores de bancos de la privatización salinista, constructores fallidos, traspasadores de contratos, todo se ha valido en PEMEX, menos la transparencia.

¿Y ahora? ¿Nuevas concesiones? ¿Nuevas moscas, nacionales y extranjeras, voraces y agresivas, con ventajas evolutivas comparativas? Me cae que, en esta lucha desigual, a nuestras mosquitas nacionales les va a pasar lo mismo que a nuestras abejas nacionales, indefensas, cuando llegaron a sus panales las abejas africanas. Además, nos quedamos sin miel, porque las abejas africanas ni la comparten ni se dejan.

Creo que, antes de avanzar en apertura de PEMEX, tenemos que avanzar en apertura de información del manejo de su dinero. Cifras claras con nombres y apellidos, y con idioma inteligible para la población. Ahora que está de moda tanto hablar del ejemplo noruego, empecemos copiándoles su sistema de transparencia en información del gasto de los recursos de la nación. Primero, transparencia a la noruega, luego, apertura energética a la noruega.

¡Ah! Sí, me creo lo del “ordeño” de las líneas de combustible por parte de organizaciones criminales, pero todos ellos ni son Zetas, ni andan armados. Nada más hace falta ponerle número a las cifras de faltantes y calcularlo en número de pipas. Salvo que los Zetas se hayan convertido en los mayores fleteros de México, las cifras son increíbles.


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.