H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

Legalización de la Marihuana en México

El clásico error que cometemos es hablar sobre un tema que desconocemos, entonces necesitamos preguntarnos ¿Qué es la Marihuana?

La  Marihuana (Cannabis Sativa) es una especie herbácea de la familia Cannabaceae, con propiedades psicoactivas, es decir, que ejerce un efecto directo sobre el sistema nervioso central. Las sustancias psicoactivas son capaces de inhibir el dolor, modificar el estado anímico y alterar las percepciones.

Marihuana, compuesto químicoEl compuesto químico psicoactivo predominante en el cannabis es el tetrahidrocannabinol, también conocido por sus siglas, THC. El cannabis contiene más de cuatrocientos compuestos químicos diferentes, entre ellos al menos sesenta y seis cannabinoides aparte del THC, tales como el cannabidiol (CBD), el cannabinol (CBN) o la tetrahidrocannabivarina (THCV), que tienen distintos efectos en el sistema nervioso.

Los términos “Cannabis” o “Marihuana” generalmente hacen referencia a las flores secas, las hojas subyacentes y los tallos de ejemplares hembra de la planta.

Usos de la Cannabis Sativa

En la antigüedad la Marihuana era considerada una planta sagrada, una herramienta de carácter espiritual y medicinal con registros que datan de 2737 a.c. Hoy en día, debido a la prohibición, su principal uso es el recreativo.

En la medicina diversos estudios señalan importantes beneficios y aplicaciones, entre los cuales podemos destacar los siguientes:

  • Es una forma segura y barata para paliar enfermedades, ayuda para el tratamiento del dolor crónico de origen neuropático.
  • Ayuda a reducir las náuseas y el vómito de los tratamientos contra el cáncer, estimulando el apetito y en algunos casos retrasa el crecimiento tumoral.
  • Reduce los síntomas de espasticidad en personas con enfermedades neurodegenerativas, es relajante muscular y tiene propiedades antiespasmódicas.

La fibra de la planta Cannabis Sativa se le conoce como “Cáñamo”. En la industria la fibra de Cáñamo tiene usos variados, incluyendo la manufactura de vestimenta, cuerdas, textiles industriales y papel. El papel de Cáñamo es más resistente y duradero que el papel hecho a base de madera, no exige la tala de árboles y no daña la atmósfera con químicos peligrosos.

En España se cultivó durante varios siglos, sirviendo para la confección de vestidos, velas navales y piezas de barcos, cordajes, papel, etc. Las velas de Cristóbal Colón, la bandera estadounidense y los papeles con que se declaró su independencia fueron confeccionados con fibra de Cannabis.

Durante los años 30´s la industria del papel de Cáñamo comenzaba a fortalecerse en los Estados Unidos. Varias compañías productoras de papel, a base de madera, se oponían a la utilización del cáñamo, incluidas las empresas de William Hearst, quien era propietario de varios periódicos. Hearst comenzó una campaña que logró influir en la opinión pública, y en 1936 se consolidó la prohibición como producto nocivo al consumo humano y contra todo uso de la planta. Nunca se considero esta campaña como una estrategia en contra de la competencia por parte de William Hearst.

Hoy, en base a estudios, sabemos que el Cáñamo para uso industrial no puede ser utilizado para consumo recreativo ya que no posee la misma concentración de cannabinol, es decir, no se pueden obtener los mismos efectos al masticar el Cáñamo que el fumar o comer la Marihuana.

El aceite de las semillas de la Cannabis Sativa se puede usar como biocombustible y en la preparación de alimento para el ganado, ya que son ricas en grasas (omega 3) y proteínas (aprox. 34%). Otros usos de la planta son; la elaboración de lubricantes, bioplásticos y materiales de bioconstrucción, aislantes de gran resistencia.

Mitos y verdades de la Marihuana

  • La marihuana provoca perdida de la memoria

El mito de que el consumo de marihuana provoca la pérdida de la memoria es de los más comunes. Se ha demostrado que el consumo de marihuana afecta en los procesos que implican el uso de la memoria sólo a corto plazo durante su consumo. No existe evidencia científica que pruebe que la marihuana afecta la memoria a largo plazo.

  • La Marihuana es más dañina que los cigarrillos

Como cualquier material que se queme y se introduzca por el sistema respiratorio, puede provocar daños al organismo. En realidad, aquellos que consumen Marihuana no inhalan la misma cantidad de tóxicos de los que consumen cigarrillos, la Marihuana se consume de manera natural, el único proceso por el que la Marihuana pasa es el secado de las flores y hojas que retiran directamente de la planta. Por otro lado, la tendencia indica que los fumadores de cannabis que también fuman cigarrillos, suelen fumar tabaco con menos frecuencia que la de un fumador normal.

La Marihuana se puede consumir de varias maneras (en forma de pastelitos o galletas son de las más comunes) pero por diferentes razones y quizás por un tema de comodidad, la gran mayoría la fuma en forma de cigarrillo o pipa.

  • La Marihuana es altamente adictiva

No existe ningún componente químico en la planta Cannabis Sativa capaz de generar una dependencia física en el organismo. La marihuana no es adictiva, una persona que se vuelve adicta a su consumo tiene las mismas probabilidades de volverse adicta al hábito de tomar alcohol, fumar tabaco, apostar, jugar videojuegos, al de utilizar internet o al de cualquier otra cosa que no implique una adicción fisiológica, son principalmente individuos con “personalidades adictivas”.

  • La Marihuana propicia el uso de otras drogas

Este es probablemente el argumento más utilizado en contra del uso de la Cannabis Sativa. El hecho de que los consumidores de drogas “potentes” o de las llamadas “drogas fuertes” hayan consumido Marihuana antes de haber consumido dichas drogas es común, pero no se puede jugar con las estadísticas, ni con el uso de la palabra para manipular la realidad. La teoría de que la marihuana propicia el uso de otras drogas surgió en EEUU en el año 1991, cuando el “Centro de Adicción y Abuso de Substancias” (Center on Addiction and Substance Abuse) publicó una serie de informes en los que se mencionaba que una persona que prueba la marihuana es hasta 85 veces más propensa a continuar con drogas fuertes. Lo cierto es que las estadísticas se utilizaron para señalar un hecho que se explica con facilidad: los estudios realizados en EEUU mostraron que la marihuana era una de las drogas ilegales más consumidas y populares, mientras que la cocaína era la menor. Por ello, es más que obvio que existen altísimas probabilidades de que un consumidor de cocaína previamente haya probado una droga más popular y mucho más probable es que haya probado drogas legales como el alcohol y el tabaco, datos que no se publicaron. Es un hecho también que el 83% del total de los consumidores de marihuana en E.U. no ha probado la cocaína lo cual tampoco figura en la publicación.

  • La Marihuana destruye las Neuronas

Lo que hoy saben los expertos al respecto, es que una persona consumidora puede sufrir paranoia, manías persecutorias o pánico durante el consumo. Pero también saben que los consumidores de marihuana no padecen consecuencias asociadas a la muerte neuronal, si a la transformación de las celdas, no a la muerte de las neuronas, como tanto se dice. Lo que los científicos también saben, y que vale la pena destacar, es que si bien se ha comprobado que la composición de la marihuana no mata neuronas, sí lo hacen muchas otras drogas.

  • La Marihuana es mala para la salud

No existe ninguna investigación científica que haya contemplado al cannabis como una sustancia integralmente dañina. Sí es verdad que existen componentes mínimos que representan riesgos bajo determinadas circunstancias y en determinados organismos, tal como ocurre con innumerables otras especies de plantas y medicamentos, pero no existe una sola prueba científica que señale que el consumo la planta Cannabis Sativa sea peligrosa para la salud.

  • El consumo de la Marihuana propicia la criminalidad y violencia en los que la consumen

Este es uno de los prejuicios sociales y políticos más importante y peligroso, el hecho de que un individuo realice actividades criminales no tiene relación alguna con el consumo de la Marihuana, es simplemente una señal de discriminación por parte de la sociedad. Es cierto que prácticamente en todos los círculos de delincuencia se consumen drogas, lo cual no quiere decir que las drogas provocan la delincuencia. De hecho, la ciencia ha probado que los consumidores de Marihuana tienden a manifestar conductas menos violentas y agresivas que los que no la consumen.

  • La Marihuana te puede matar

No existe evidencia científica alguna de que el consumo de la Cannabis Sativa en su estado natural cause la muerte, ya sea por consumo frecuente o sobredosis. Cuando se habla acerca de las muertes relacionadas con el consumo y abuso de drogas es común que se hable de manera general, es decir, que se incluya a los consumidores de Marihuana junto con los consumidores de otras drogas, lo cual es un error, ya que el consumo de cada droga tiene efectos y riesgos diferentes.

Es importante también cuando hablamos de mortalidad poner las cifras en perspectiva:

Estimación de muertes a nivel mundial de acuerdo a la ONU

  • Muertes relacionadas con el uso indebido de drogas 245,000 (2009)
  • Muertes relacionadas con el uso indebido de alcohol 2.3 millones(2009)
  • Muertes relacionadas con el uso indebido de tabaco 5.1 millones (2009)

(Global Health Risks: Mortality and Burden of Disease Attributable to Selected Major Risks, Ginebra, 2009).

En México el consumo de tabaco ocasiona más de 60,000 muertes al año y el abuso del alcohol es la cuarta causa de mortalidad con el 8.4%, que implica cirrosis hepática, lesiones intencionales y no intencionales, accidentes de vehículo de motor y homicidios. (Fuente: Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2012)

Guerra contra el Narcotráfico en México y la legalización de la Marihuana

La guerra contra el narcotráfico en México ha sido y sigue siendo un fracaso rotundo. Durante el sexenio del ex-presidente Felipe Calderón se han atribuido más de 60,000 muertes  relacionadas con el combate al narcotráfico. Millones de pesos han sido empleados en esta lucha sin aparente beneficio. Millones que pudieron ser canalizados para el combate a la pobreza y para fortalecer nuestro sistema educativo, entre otras causas.

México ha sido testigo del incremento de la violencia, el tráfico de armas y los homicidios en todos y cada uno de los estados de la república, lo que nos hace detenernos a pensar y buscar otras maneras de combatir el narcotráfico de manera eficaz, sin incrementar los índices de violencia.

La famosa “ley seca” en los E.U. durante los años 20´s, nos ha enseñado que las prohibiciones sólo ayudan a consolidar el mercado negro, incrementando la violencia y fomentando la corrupción de las instituciones y los servidores públicos. La prohibición es “criminógena”, ya que lejos de combatir la criminalidad, contribuye a producirla.

Debemos considerar nuestra posición geográfica. De acuerdo con el “Informe sobre el Uso de Drogas en las Américas”, tenemos dos de los principales países consumidores de marihuana y cocaína como vecinos (E.U. y Canadá),  lo cual coloca a México como la puerta del mercado de consumo de drogas de norteamérica. Por otra parte el proceso de legalización y regulación de esta planta ya ha comenzado en algunos lugares de E.U., lo cual deja en clara desventaja a nuestro país.

La prohibición ha sido un factor determinante en la selección de las estrategias para la lucha contra el narcotráfico en nuestro país, ya que nos impide crear una política sanitaria y de regulación que permita controlar el uso de las drogas y que asista a los consumidores mediante programas de salud pública. Otro beneficio es la fiscalización, lo que reduciría de manera importante los ingresos del crimen organizado y generaría recursos aplicables para las áreas de la salud y otras importantes, es obvio que la prohibición nos ofrece, como única vía, la imposición del poder del estado frente a la clandestinidad.

Existe infinidad de prejuicios y una clara estigmatización de los consumidores de Marihuana por parte de la sociedad mexicana. Estos prejuicios se justifican y basan en mitos debido al desconocimiento de las propiedades y aplicaciones reales de esta planta. Es claro que esta conducta discriminatoria juega un papel importante y decisivo cuando se habla de su legalización, ¿Como nos atrevemos a realizar encuestas de opinión cuando es evidente que la mayoría de los encuestados desconocen las ventajas y desventajas de su legalización?

Es imperativo abandonar el paradigma prohibicionista por un paradigma de despenalización y regulación, que beneficie la salud, la seguridad y la economía de los mexicanos.

Fuente: Oscar Alejandro Valencia Álvarez es Coordinador Estatal del Wikipartido de México, Nodo Colima


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.