H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

Neonazis mexicanos: La raza mexicana no existe

El Pepenador Digital

Esta semana se han producido las detenciones de los integrantes del “Proyecto pilla-pilla” en Barcelona, un grupo neonazi, homófobo y muy violento, que grababa y publicaba en internet sus agresiones. A través de falsos perfiles en las redes sociales,  engañaban a sus víctimas proponiéndoles citas en lugares en donde, entre tres y cuatro personas, aguardaban para atacarlas verbal y físicamente con el pretexto de “denunciar su inmoralidad”.

El cabecilla del grupo de jóvenes arrestados  es un ucraniano de 21 años, Miloka Zatkalnistky, que lleva al menos 8 asentado en España, y que no ha ocultado su ideología extremista en las redes, por lo que se les ha vinculado al grupo neonazi ruso “Occupy Pedofilya”. Sin embargo, ellos se defienden argumentando que “cazan” a pederastas y que nada tienen que ver con un movimiento fascista.

El neonazismo es una ideología ultraderechista que basa sus preceptos en la Alemania de Hitler. Es, ante todo, una doctrina supremacista de la “raza pura” aria, nacionalista, por lo que ha logrado germinar intermitentemente en países del centro, norte e incluso sur de Europa desde mediados del siglo XX. Pero la gran crisis económica que atraviesa actualmente el viejo continente también se ha traducido en el aumento del extremismo ideológico y ha provocado que en países como Grecia, el partido de skin-heads “Amanecer Dorado”, lograra 21 diputados y el 7% de los votos en las elecciones de 2012 para el parlamento del país. Desde entonces, el clima de hostilidad y los casos de violencia no han hecho más que aumentar.

En este lado del charco, sin embargo, pueden parecer desconcertantes las causas que lleven a un grupo de jóvenes a formar filas bajo la iconografía nazi; cruces gamadas, saludos fascistas, imágenes de Hitler,… dado el mestizaje esencial de México. Estos grupos, con una ridícula organización en comparación a sus homólogos europeos, no dudan en reivindicar públicamente un “Imperio Americano” y su rechazo a lo extranjero,  a tez –morena- descubierta.

Pues aunque estos personajes (porque no tienen otro nombre), resulten irrisorios, lo cierto es que en México hay asentado un nacionalismo igual de estúpido y que practican consciente e inconscientemente muchísimas personas: el de “la raza mexicana”,  el del recelo a los gringos y a los gachupines, el del menosprecio al centroamericano o al migrante. Está bien comprobar que son los políticos, todos los presidentes incluidos, los primeros que venden la idea de que los problemas del país son culpa de las empresas extranjeras, del forastero, del que viene a vender espejos a cambio de oro.

¿Qué tiene que ver un maya yucateco con un güero de Tijuana? Pues nada. Además de la estatura y el color de piel, la forma de ver y vivir la vida, definida por el contexto político y social tan distinto de las dos regiones. Pero sin duda, el yucateco tendrá más en común con un guatemalteco y aún mucho más lo tendrá un chiapaneco. La “raza mexicana” es, por lo tanto,una invención publicista, un marketing político para que el mexicano se crea en paz y unido a sus conciudadanos y sus representantes.

Entonces, ¿la culpa es del gringo? Pues no siempre. Son nuestros políticos los que nos venden por dos pesos, los que entregan las riquezas del país, los derechos de prospección petrolera y minera, los recursos naturales y la mano de obra de los trabajadores mexicanos al empresario extranjero. Y es que las multinacionales y las grandes corporaciones no son estadounidenses, ni españolas, ni canadienses. Son eso: empresas, que buscan el beneficio económico para unos pocos de los que también forman parte algunos (pocos) mexicanos.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.