H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

Portugal se plantea abandonar el euro

La opción de regresar al escudo, defendida históricamente por el Partido Comunista luso -cuarta fuerza en el Parlamento- y con predicamento entre los sectores más populares de la población, ha encontrado eco en tertulias y artículos de opinión, escenarios de una discusión pública de tipo intelectual. Al menos, por ahora.

Doctor en Economía, profesor universitario y antiguo directivo del Ministerio de Finanzas, el argumento de Ferreira do Amaral se resume en que la severa crisis que atraviesa hoy Portugal es consecuencia de su entrada en el euro en 1999, y no del aumento de la deuda pública o la presión posterior de los mercados.

Portugal - UE banderasSu tesis se basa en que el país no está preparado para tener una moneda tan fuerte. La imposibilidad de ajustar su política monetaria (bajando el tipo de cambio o emitiendo más dinero, por ejemplo) afectó su competitividad, impidiéndole aumentar sus exportaciones y reequilibrar su deficitaria balanza comercial.

En su opinión, las empresas lusas dejaron de ser capaces de luchar de tú a tú con otros países y se vieron abocadas a sectores protegidos de la competencia exterior, como el negocio inmobiliario o los servicios, un error que reconoce incluso el actual Gobierno, de signo conservador.

La teoría de abandonar la moneda común ha encontrado en Portugal un terreno abonado para su rápida propagación, ya que el país no vislumbra todavía el fin de una crisis que le ha llevado a acumular tres años de recesión consecutivos y a alcanzar niveles récord de paro.

El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, anunció ayer que hará “todo lo posible” para evitar un segundo rescate y aplicará nuevos recortes de gastos sociales para compensar las medidas de austeridad no autorizadas por el Tribunal Constitucional. El líder conservador portugués rechazó la posibilidad de subir los impuestos y anunció que aplicará reducciones presupuestarias en Sanidad, Educación, Seguridad Social y empresas públicas.

Los ciudadanos portugueses protestan contra las medidas de austeridad, y si no se llegan a aplicar, la troika cortará el grifo de la oferta monetaria. Passos Coelho, durante su media hora de alocución televisiva explicó la estrategia del Gobierno para encajar los presupuestos de 2013 tras el varapalo del Tribunal Constitucional a la nación.

El rechazo de la Corte Constitucional a las medidas exigidas por Europa parece haber sido un ardid del gobierno para romper la austeridad de Bruselas. Muchos observadores sospechan que Pedro Passos Coelho, está haciendo un doble juego, y cuanto más dramáticas son sus interpelaciones, más aumenta la sospecha de que los jueces del Tribunal Constitucional han actuado en nombre del gobierno.

La decisión que tomó el Tribunal Constitucional portugués la semana pasada, no tiene muy satisfecha a la Unión Europea. El Tribunal rechazó una serie de medidas de austeridad previstas por el gobierno. La Comisión Europea no quiere ceder y ha llamado la atención a Pedro Passos Coelho primer ministro portugués para que se rectifique la decisión del Tribunal Constitucional.

La Unión Europea ha advertido a Portugal que apartarse del ajuste alargará las dificultades y ha recibido con alivio el compromiso de Portugal de mantener el programa de ajustes alertando que su incumplimiento podría neutralizar los esfuerzos realizados hasta ahora y “prolongar las dificultades”.

Rescatado desde el 2011, las draconianas medidas de austeridad acordadas con la UE y el FMI a cambio de su ayuda han agravado la situación de una parte mayoritaria de la población, que ha visto cómo eran recortados los servicios sociales y aumentados los impuestos sin que de momento se perciba una mejora en su día a día.

“El euro fue creado para ser una moneda fuerte y sería un milagro que fuese útil para todos los miembros comunitarios. Si fuese tan fácil, todos los países del mundo querrían una moneda fuerte y no es así, ya que depende de la competitividad y la estructura de cada uno”, insistió Ferreira do Amaral en una conferencia sobre su libro.

Sus apariciones públicas son frecuentes y la semana pasada acudió a un acto organizado por el ex presidente -y todavía “peso pesado” del socialismo luso- Mário Soares.

La discusión sobre un hipotético regreso al escudo reunió a cerca de cien personas en una sala que se quedó pequeña frente a tanta expectación.

Como Ferreira do Amaral, el joven diputado socialista Joao Galamba, pese al carácter europeísta de su partido -principal de la oposición- también se mostró muy próximo a sus ideas.

“Concuerdo con casi toda su exposición, aunque no defiendo salir del euro. El problema no es la moneda común en sí, sino la transformación de la construcción de una unión europea en el proyecto neoliberal más radical del mundo”, consideró.

Galamba se reconoció pesimista sobre las opciones de Portugal en el seno de una UE tal y como está diseñada hoy, y ve su salida del euro difícilmente evitable: “No creo que se dé el cambio de políticas que haría falta. Si salimos del euro, no debemos hacerlo solos, al menos que sea con España, Grecia, Italia…”.

Aunque el Gobierno se mantiene alejado del debate, juristas, economistas y analistas han respaldado en las últimas semanas la salida, pero difieren sobre si ello supondría inevitablemente abandonar el proyecto comunitario o, por contra, podría mantenerse pese a tener otro moneda, como hace por ejemplo Reino Unido.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.