Qué jodida está América, Laura

Por Dios que siempre pensé que se llamaba Laura Brozo, y lo de Brozo era porque también quería ser payasa. Brozo, el payaso tenebroso; agudo, ágil mental, vitriólico; ella encarnaría el lado chabacano, vulgar, como ella misma dice, naca. Ahora me entero que no, que es Bozzo. Me cae que le sienta mejor el Brozo, con perdón para Brozo.

Como si fueran pocas las que nos llueven, gracias a ella misma nos enteramos que trae pique con Carmen Aristegui y nos obliga a madrugar (1 hora de diferencia, 5 a.m.) para enterarnos por Carmen de a como está el chisme; que Televisa la manda en primera línea como peón de ajedrez a que abra la bocota y que defienda sus privilegios de utilizar los bienes del Estado de México como si fueran de la televisora, que el mimetismo sigue en este sexenio. Ni modo, Eruviel ya vió el caminito y quiere repetirlo; al rato lo vemos divorciado (o viudo, sepa).

Lo que no me sabía era lo de “Laura de América”; eso es nuevo para mí. Será porque no caigo en Televisa ni haciendo zapping. Si no les importa, voy a escribirle en éstas líneas una pequeña carta a la presentadora, en afán de aportarle alguna idea:

Señorita Laura, acabo de enterarme que usted se intitula “Laura de América” y yo quiero ayudarla, pues ese título, a secas, la verdad no le va bien. Como usted se habrá fijado, a todos los que lo utilizan o se los han impuesto, les dan una categoría específica. La Virgen de Guadalupe es “Patrona de América”; Simón Bolivar es “Libertador de América”; Benito Juárez es “Benemérito de las Américas”. Hasta los países, cuando lo usan, lo limitan: Estados Unidos de América.

Yo creo que, de acuerdo a su categoría y siendo muy específico, el más apropiado sería uno que se refiriera a su exacto trabajo: buscar, escoger, tratar y presentar lo más sórdido de nuestra sociedad en sus clases más humildes, hablándoles con su tono alto de sabelotodo que los va a ayudar. Luego, mostrar en televisión las miserias (previamente manipuladas) más truculentas de los pobres e ignorantes que acuden a sus presentaciones a cambio de unos pesos. Telebasura, así se llama lo que usted hace.

Laura, la telebasurera de América

Creo que le queda bien ese título. Lúzcalo, disfrútelo y promociónelo desde lo más alto de los helicópteros del Estado de México, o en lo más profundo del mar en un submarino, si la Armada se lo permite; eso si, háganos un favor: deje tranquilos a nuestros desgraciados damnificados. Ya tienen bastantes males y tragedias para que usted encima los envilezca convirtiéndolos, a cambio de un par de despensas donadas a la Cruz Roja por mexicanos solidarios, en payasos de su patético espectáculo que nos trajo de Perú. Muchas gracias, (¿señorita?) Laura. Atentamente,

P.S. Y no se haga muchas ilusiones, señorita Laura. Por mucho que Eruviel quiera la grande, no creo que vayan por ahí sus planes.


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.