H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

Tony Bennett, el viejo roble del jazz

Tony BennettAntes de escuchar “Body and soul”, con el dueto Tony Bennett & Lady Gaga, confieso que me sentía algo indispuesto, pensaba que la figura sobre comercializada de Gaga, frente al talento de Bennett harían corto circuito, no fue así, debo decir que lo disfrute.

Una correcta producción, la dirección de un video divertido que se antoja fresco, permitieron dar a luz un interesante material, a la sazón éxito para ambos artistas.

Pero hablar de Tony Bennett, va mucho más allá de su reciente manufactura en duetos tan eclécticos como Alejandro Sanz o Vicente Fernández. Tengamos en cuenta que se trata de un cantante que inicio su trayectoria hace más de 60 años, considerado además el último de los grandes crooners, el más longevo, a sus ya 87 años de edad.

“I left my heart in San Francisco High on a hill, it calls to me, to be where little cable cars climb halfway to the stars, the morning fog may chill the air”, ¿Quién que se considere seguidor de la buena música, no se ha enamorado alguna vez al calor de tan bella letra?, del mismo modo, sus versiones de “Manhattan”, (donde su voz pastosa compite con la trompeta), “But beautiful”, “People”, o incluso, la versión en inglés de “Esta tarde vi llover” de Armando Manzanero (no la versión con Alejandro Sanz, sino aquella de los 60’s con la orquesta de Count Basie), deben permanecer inamovibles en la audioteca de todo melómano.

Bennett pasó de ser el intérprete tradicional de orquesta “melosona” de los 50’s, con temas como “Stranger in Paradise”, o “Because of you”, a la búsqueda de un personal estilo, acorde ya con las Big bands de la época. Aquella voz de timbre tan limpio que arrancaba suspiros a las jovencitas, se fue revistiendo de cierto aire de desenfado, encontrándose con aquella rasposa tesitura que resultó sobremanera irresistible. Para entonces, Bennett se había ya comprometido con su “Black touch”, algo desgarbado y bohemio de su inigualable estilo.

Imposible dejar de mencionar un álbum de antología; “The Tony Bennett Bill Evans Álbum”, donde es acompañado al piano por otro inmortal de la música, nada menos que el pianista de jazz Bill Evans. Coincidiendo con su vena creativa, el disco permite encontrar a dos introspectivos artistas que recrean con aire novedoso temas como “My foolish heart”, “Waltz for Derby”, “Days of wine and roses”, entre otros. Es importante señalar que las evoluciones pianísticas de Evans, jamás opacan la voz de Bennett, ni el desenfado excitante, parte infaltable de este último, desmerece al talento de Evans, es en suma un álbum clásico; una joya de la música.

Luego de muchísimos altibajos, la carrera musical de Tony Bennett cae estrepitosamente a finales de los años 70’s, coincidiendo con una galopante adicción a las drogas que incluso, pondrían en riesgo su propia vida. Dueño de un espíritu generoso e incansable, Bennett consigue regresar con nuevos bríos en los años 90’s dando a conocer al público más joven aquellos standars de la música que marcaron toda una época.

Hoy podemos decir que Tony Bennett que trascendió en el Siglo XX, ha dejado profunda huella en el joven aún Siglo XXI. Luego de las muertes de Frank Sinatra o Andy Williams, es único soberano sobreviviente de aquella gran época, atrayendo como público a las nuevas generaciones.

La verdad es que Tony Bennett, más que una voz, es un estilo personalísimo de cantar el jazz, es algo así como las calles de San Francisco, llenas de luces y glamour, con cierto aire decadente que jamás dejará de resultar irresistible.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.