H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

¿Cuidar de un enfermo, enferma?

Mucho se habla de todo lo que conlleva cuidar a un enfermo

Mucho se habla de todo lo que conlleva cuidar a un enfermo, del cansancio y hasta el estrés que provoca, sin negar el amor que mueve al “cuidador” ante la enfermedad de un ser querido.

En otras culturas es muy común ver a la familia indiferente a dichos cuidados; existen instituciones en las cuales pueden internar a su familiar y dichos lugares se encuentran llenos y con gran éxito, a diferencia de nuestra cultura y de algunas otras, en donde la unión familiar está más arraigada y no siempre dejar el cuidado de nuestros enfermos en manos de  otras personan ajenas a la familia se considera una opción; aunque en algunos casos sea lo más recomendable, la culpa y nuestro amor nos lo impide.

Pero qué sucede con la persona que cuida y atiende al enfermo la mayor parte del tiempo, quien por cierto no es atendido ni por sí mismo cuando éste comienza a convertirse en un persona psicosomática. Un paciente “psicosomático” es aquel  que tiene propensión a enfermar como modo de reaccionar a los problemas de la vida y a cualquier situación estresante.

En este artículo pretendo presentar cómo los cuidadores de familiares enfermos de cáncer, como de otras patologías crónicas, por estar sometidos al estrés constante que significa cumplir con sus cuidados, tienen mayor predisposición a padecer enfermedades psicosomáticas.

Debido a ello su salud se deteriora, y en muchos casos, de manera irreversible su cuerpo se ve afectado, es por ello que es importante establecer una adecuada red de apoyo en la familia, ya que comúnmente es uno de los miembros quien toma la responsabilidad, mientras que el resto por vivir lejos o por diferentes motivos, como el miedo a comprometerse, dejan al cuidador solo y sin momentos de descanso y esparcimiento.

Desafortunadamente no siempre se puede contar con apoyo, y es por eso que me dirijo a  aquellas personas que están en una posición como esta, a que se permitan tener un tiempo adecuado para cuidar su propia salud, si no les es posible realizar una actividad fuera de casa que le provoque placer y beneficio a su mente y cuerpo como yoga, puede tomar unos minutos al día para respirar, para estar en un lugar en silencio con usted mismo, ya que está comprobado científicamente que unos minutos disfrutando de un poco de paz que nos separe física o mentalmente de la rutina, reporta beneficios infinitos para nuestra salud integral, es decir alimenta nuestra mente, cuerpo y espíritu.

Finalmente, es importante que el cuidador trate de obtener una información precisa y actualizada sobre el paciente, así como de los alcances de su intervención en el cuidado del enfermo, y como se mencionó anteriormente, involucrar a otros miembros de la familia o amigos en la atención al mismo, recordar que sólo es una persona más en el grupo de individuos que rodean al paciente, y ver que si todos ellos actúan de manera conjunta podrán lograr mejores resultados.

Psic. Jaazia M. Ibarra

Instituto Om

518 3698 / 653 121 7944

jaazia@hotmail.com


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.