H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

El divorcio y nuestros hijos

Uno de los temas más difíciles de manejar con los hijos es el divorcio

Uno de los temas más difíciles de manejar con los hijos es el divorcio, y aunque no me gusta referirme a ello como algo común, desafortunadamente cada vez aumenta más el número de separaciones en nuestra sociedad, motivos son muchos; sin embargo, quisiera mencionar la importancia de llevar un proceso terapéutico antes de tomar cualquier decisión al respecto ya que existen patrones ocultos en una relación de pareja que dañan notablemente el amor, pero que también pueden provocar crisis que nos lleven al crecimiento como persona y como pareja si buscamos soluciones o hacemos algo diferente a lo que venimos haciendo para resolverlo. A los psicólogos no nos gustan los divorcios pero en ocasiones muy extremas pueden llegar a ser necesarios y como siempre, los más afectados son las víctimas sin voz, los niños. Un divorcio mal manejado, en donde haya ofensas, pleitos legales y agresión es siempre un escenario espeluznante para un niño o adolescente y puede provocar problemas psicológicos, presentando signos como disminución en su desempeño escolar, estrés y ansiedad, problemas de atención, agresividad, depresión, problemas de alimentación, adicciones, entre otros. Por otro lado, las discusiones previas y separaciones repentinas con residencia en reconciliaciones y regreso de una de las partes al hogar, para después volver a irse, etc., provoca en el niño un grado importante de ansiedad generalizada ante la tortuosa incógnita de no saber qué está sucediendo; la indecisión que siente de sus padres lo instala en una posición de alerta como en un día nublado al salir de casa y decidir llevar sombrilla y antes de salir de casa dudar si es necesaria y regresar a dejarla para antes de subir al carro arrepentirte y regresar por ella al ver el cielo tan cerrado y así sucesivamente. Después sentir que estamos exagerando y no lloverá. De la misma forma, pero en un sentido de sufrimiento el niño percibe la situación como el no saber en qué momento vendrá una tormenta o saldrá el sol. Cuando como pareja lo han intentado todo o la situación es tan grave que pone en peligro incluso la seguridad propia o de los hijos, entonces es recomendable llevar a cabo ciertas medidas de comunicación con nuestros hijos para que el divorcio no afecte demasiado su vida futura y se pueda disminuir en cierta medida las consecuencias. En primer lugar es necesario entender que cada miembro de la familia tiene un lugar importante independientemente de su edad o condición y por respeto es importante informar sin mayor detalle y de manera sencilla de acuerdo a la edad del niño, qué pudiera pasar o cuál es la situación general actual para que nada llegue de sorpresa, comprender que los hijos no tienen que escuchar nuestras quejas o frustraciones de lo que la pareja hace o deja de hacer, nuestros hijos no son nuestros amigos o confesores, por el contrario dependen de nosotros para crecer emocionalmente sanos y aunque en ocasiones quieran, por amor, consolar a sus padres al verlos llorar, es importante que el padre le deje muy claro que le agradece pero que él puede resolverlo solo y que puede con su propio dolor y también con el de su hijo si necesita desahogarse; los hijos automáticamente se culparán por la separación de sus padres y se adjudicarán sin que nadie se los diga la responsabilidad del divorcio, por aquella vez que no hizo caso de lavarse los dientes o cuando sus padres discutieron acerca de su educación, etc. Así que es importante hablar al respecto y decirle al hijo que no tiene nada qué ver con él, que esto es algo entre papá y mamá y que si hay una separación seguirán siendo sus padres y lo amarán con la misma fuerza de amor que lo procrearon. Otro factor importante es llevar a cabo reuniones de ambos padres con sus hijos mostrando libertad para la expresión de emociones y sobre cómo se acordarán los cambios que tendrán que ser, por cierto, lo menos drásticos posibles permitiéndole al niño seguir con su rutina lo mas similar posible, evitando cambios de domicilio si es posible, respetando los horarios del niño y evitando discutir frente a ellos. Sin duda alguna, los padres siempre buscarán el bienestar de sus hijos y por lo regular nadie contrae matrimonio pensando en divorciarse, así que ambos padres estarán atravesando por un proceso de duelo y todas sus etapas, es por eso que para que puedan contener las emociones de sus hijos es importante realizar una escucha de su propio estado de ánimo y atenderse con un especialista.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.