H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

El Niño Interno

En el mes de abril mucho se habla de festejar también al niño que llevamos dentro

En el mes del niño, además de las felicitaciones hacia los pequeños, mucho se habla de festejar también al niño que llevamos dentro, y cuando hablamos de nuestro niño interior automáticamente pensamos en la parte juguetona y espontánea de nuestra personalidad, cuando en realidad no sólo significa eso, ya que es el conjunto de todas nuestras potencialidades en un estado puro, es todo lo divino y genuino que fuimos en un principio de nuestra vida, significa la creatividad, el amor, la confianza, la esperanza y todo aquello con lo que contamos para lograr nuestras metas y alcanzar la felicidad y el éxito en nuestras vidas. Cuando ocurre que en la vida adulta, tenemos dificultad en una o varias áreas de nuestra vida y no conseguimos vivir en plenitud, se pudiera inferir que lo que llevamos dentro es un niño lastimado o herido.

   Resulta que una persona que vive con dichas heridas, revive una y otra vez sus sentimientos de rencor, abandono, soledad, tristeza, miedo, especialmente en las áreas que le causan problemas en su vida, actualizando su herida y trasladándolo hacia la relación con la pareja, hacia los hijos, etc. La causa de éstos sentimientos son en base a las vivencias que obtuvimos desde que fuimos concebidos en el vientre de nuestra madre y durante nuestro crecimiento a lo largo de las diferentes etapas de la vida, en las cuales vamos teniendo experiencias que definen nuestra personalidad y marcan nuestra niñez, de modo que al convertirnos en adultos vamos cargando dentro a ese niño necesitado. Cuando logramos conectar el adulto con el niño, podemos rescatar nuestras capacidades más provechosamente y alcanzar el éxito en todos los sentidos.

¿Pero cómo podemos sanar nuestro niño interior? Annette Austerman, reconocida terapeuta, diseñó un sistema que explica la forma más fácil de cómo el adulto puede encargarse cariñosamente de su niño interior herido y dice que el ser humano tiene 4 partes que lo integran:

1.- La parte llamada Automático, que refleja las conductas inconscientes del adulto, es decir la reacción inmediata que tenemos de responder ante una situación de vida y que toca de forma dolorosa al niño interno, por ser éstas reacciones producto de nuestras heridas primarias.

2.- También tenemos dentro de nosotros una parte que es como una madre o padre buen@ y sabi@ que tal vez se vea reflejada con los hijos y que la persona puede aprender a que esta maravillosa parte se ocupe de su propio niño interno, lo rescate y le brinde protección. 3.- Otra parte es el niño lastimado, que es la parte sensible y vulnerable que no pudo crecer dentro de nosotros y que se quedó de la misma edad en que fue lastimado, es la parte que nos hace tener relaciones inmaduras, violentas, permisivas, etc. Esta parte necesita de una nueva madre o padre, que podemos ser nosotros mismos, que le provea seguridad y confianza para sentirse digno y amado así como es.

4.- Así como todos llevamos dentro a un niño herido, también contamos con un niño interior mágico; él representa esa parte nuestra que puede reír, jugar, cantar y bailar, hacer muecas frente al espejo y disfrutar intensamente de los momentos simples y mágicos de la vida; el niño interior mágico se siente amado, seguro, a salvo; se permite ser espontáneo, y se ama y acepta a sí mismo sin condiciones, es ese niño genuino que fuimos al momento de nacer y que guarda  un cofre del tesoro y al dejarlo crecer nos brinda todo eso que necesitamos para ser felices y plenos.

   ¿Y cómo podemos ver todo eso? Pues para ello tenemos nuestro observador interno que nos ayuda a vernos a nosotros mismos a cierta distancia y que nos permite ponernos en contacto con nuestros sentimientos y observar a ese niño triste y lastimado; la persona que trabaja para ponerse en contacto con su niño interno, tiene la oportunidad de expresar o dar salida a todos los sentimientos dolorosos y puede obtener el poder para ser libre en el amor, para ello es importante crear consciencia de la necesidad de ponernos en la mano de un profesionista que nos brinde el apoyo para poder sanar lo que necesite ser sanado y sentirnos plenos en nuestras relaciones laborales, personales, sentimentales, etc. Porque la felicidad está en nuestras manos como lo está también el poder de hacer un cambio positivo en nuestras siguientes generaciones al enfrentarnos valientemente a lo que traemos dentro.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.