H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

El Real Madrid se alza con “la décima”

La historia se vuelve a mostrar cruel con el Atlético de Madrid.

Sergio Ramos celebra el tanto del empate.

Sergio Ramos celebra el tanto del empate.

 

93 minutos. Eso es lo que le duró al Atlético de Madrid su particular lucha con la historia.

El equipo humilde al otro lado del río Manzanares de la capital española acarició en Lisboa el sueño de borrar de su memoria aquella noche cruel 40 años atrás, en 1974, en la que los colchoneros liderados por Luis Aragonés eran derrotados en la misma competición por el Bayern Munich de Beckenbauer. Pero la historia se quiso repetir con la misma crueldad, esta vez frente al eterno rival, y un testarazo mortal de Sergio Ramos, el emblemático mediocampista del equipo merengue, convirtió el sueño del Atlético en pesadilla a minuto y medio del pitido final del tiempo de descuento.

El encuentro, plagado de jugadores lesionados en ambos conjuntos (Diego Costa, el delantero estrella del conjunto rojiblanco solo pudo mantenerse en el terreno de juego durante ocho minutos y la presencia de un Cristiano Ronaldo ranqueante apenas se notó), se presentaba escaso de fútbol y de la magia que suele acompañar a las noches eléctricas de Champions League en Europa.

Aunque mostrando una ligera superioridad en el control del balón durante la primera mitad del partido, el Atlético apenas incomodó la portería de Iker Casillas. Y fue precisamente el capitán de los blancos, que al dar dos pasos de más en el área chica, quien permitió que Godín invitara a los suyos a soñar con un improbable gol de cabeza en el minuto 36. El Atlético se sentía campeón.

Fue durante la segunda parte cuando la magia comenzó a anunciar su llegada al estadio de La Luz. El conjunto blanco poco a poco comenzaba a forjar la épica que caracteriza a los equipos grandes al tiempo que un cansado Atlético se replegaba para defender un resultado que se antojaba insuficiente ante el nueve veces campeón de Europa.

El acoso del Real Madrid sobre la protería de Courtois se hizo insufrible durante el último cuarto de hora de la segunda parte. Y entonces llegó el cabezazo de Ramos, que exoneraba a Casillas de su error, alimentaba la esperanza del equipo dirigido por Carlo Ancelotti y presagiaba lo peor para los del “Cholo” Simeone.

La prórroga fue una repetición in crescendo del abuso al que los blancos habían sometido a los rojiblancos durante la segunda parte. En el minuto 110 llegó el gol de Gareth Bale que sentenciaba el partido. Los de Marcelo en el minuto 118 y Ronaldo (de penalti) en el 120 sobraron. El 4-1 fue un resultado excesivo. Cruel. 40 años más tarde la historia se repetía y engrosaba la leyenda de un Real Madrid que con su ansiada décima copa de Europa se reafirmaba en el olimpo de la competición de más prestigio en el continente.

Para Ancelotti, el técnico italiano cinco veces campeón del título europeo (dos como jugador y tres como entrenador), la final de Champions supuso el broche de oro a una primera temporada de ensueño al frente del Real Madrid.

Tras el partido, el “Cholo” destacó la dignidad de los suyos y la entrega de su afición (que permaneció elegante y respetuosa en el estadio lisboeta hasta que los blancos recibieron la copa). No había tristeza, pero sí amargura subrayó el técnico argentino. Campeón de la liga española, Simeone sin duda ha firmado una campaña magnífica. Imponerse a la historia, eso ya es otra cosa.

 

Fuente: foto: realmadrid.com


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.