H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

El señor X

Vertebral

señorX

El señor X, es un negociador de lujo. Ataviado con un traje Armani, aborda su jaguar con chofer, que ya le espera a la puerta. Sabedor de su gran capacidad de convencimiento, acaricia en el trayecto su portafolio de combinación, el cual lleva ceñido a la muñeca, por medio de una pulsera metálica. ¿Qué lleva ahí el señor X?

La gente no importa, ya estoy acostumbrado a todo este lío. Siempre sucede lo mismo, nos la hacen cansada, cuando saben que vamos a abrir una mina, luego comienzan con sus famosas jornadas de información, y cuando menos piensan ¡pum!, ya está la mina trabajando, dice el señor X, mientras seca las gotas de sudor que resbalan por su frente. Esto viene de muy arriba, es un proyecto mundial por el aprovechamiento de los recursos naturales, es un proyecto radical y riguroso, tú sabes a lo que me refiero; señala el señor X, mientras se da un jalón de cocaína. Los indígenas son minorías, igualmente los vamos a convencer o a desplazar, porque las empresas que manejan todo esto, están metidisimas con los gobiernos, hay compromisos, señala el señor X; quien insiste en que solo es cuestión de tiempo.

Mientras que el señor X, me transporta en su auto de lujo, abajo, en un acantilado, se muestra la depredación de la naturaleza a todo lo que da. El río arrastra el color sanguinolento de la muerte, pero el señor X, solo ve las ganancias de sus jefes. ¡Nombre!, nada de esto se va a juicio, todo esto yo lo arreglo por afuera, extrajudicialmente, me dice el señor X, agrediendo mi rostro con su aliento alcohólico. Cuando le insisto en que los daños a la naturaleza serán irreparables, sus ojos se inyectan de un rojo que da miedo. No se asuste, así se pone cuando le llevan la contra, dice el primate de su chofer.

Y el señor X, termina echándome de su auto. Su tarjeta de presentación, es arrastrada por el aire envenenado de la sierra. A la distancia, se aleja con su espíritu dopado y sus sobornos.

Mientras que el gobierno de Perú, anuncia la aplicación de consultas en el 2015, lo que implica talleres informativos sobre la minería, así como el acercamiento de los ministerios con los pueblos indígenas, en México el sabor de la derrota, apenas se deja sentir. La noticia sobre el derrame de tóxicos en el estado de Sonora, corre mucho más a prisa, que los lentos estragos del ácido sulfúrico en el agua, más los efectos ya se dejan sentir.

La empresa minera Buenavista del Cobre niega las acusaciones, mientras que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, ha presentado ya una denuncia penal, en razón al derrame tóxico. La noticia, va recogiendo el malestar social, acrecentando el movimiento contra la minería a cielo abierto, que ante la grave amenaza, se ha fortalecido en Baja California Sur. En tanto los gestores a favor acechen las oficinas gubernamentales, la seguridad de un futuro sin minas, podría desvanecerse en cualquier momento.  Por su parte, David Korenfeld, Director General de la Comisión Nacional del Agua, anuncia ante los medios nacionales, las medidas adoptadas por el gobierno federal, para atenuar el grave daño ambiental. Aunque se habla también, de sanciones económicas millonarias a los infractores, el daño ecológico esta hecho, y es una clara muestra de lo que podría depararnos el futuro, si la minería continúa creciendo.

No es con multas, ni suspensiones momentáneas, como la salud de las personas puede resarcirse. Sin embargo, hace muy poco tiempo, el Gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías, se deshacía en elogios hacia la empresa Buenavista del Cobre, que a través de sus directivos, anunciaba millonarias aportaciones para centros médicos y recreativos en aquel estado. La forma de operar de los interesados en la minería, es realmente muy clara, alejados de todo trámite judicial, alegan pujanza económica y crecimiento del empleo. Resuelven todo sobre la mesa y según se dice, al amparo de cuantiosos sobornos, que suelen modificar el estado de ánimo de los funcionarios, que traicionan claramente su vocación de servicio.

 

Pero por si fuera poco, las consultas y otros métodos de análisis, lo único que concluyen es la voluntariosa necesidad de las empresas mineras, por extraer el preciado metal a costa de lo que sea. Si la gestión dura un año, tales empresas, acostumbradas a ganar; sabrán esperar pacientemente. Promoverán argucias jurídicas, influirán en fallos e intervendrán hasta donde puedan, por debilitar de apoco la voluntad social encontra.  Estamos ante la presencia de un monstruo con claros intereses contranaturales, cuyo interés primordial; es el aprovechamiento al máximo de los recursos, aún a costa de la salud humana.

A sus pérdidas les llaman mermas. Las crisis que provocan, ellos mismos las tachan de oportunidades. Si un trabajador se va, otro llegará, rogando por el trabajo que el anterior dejó vacante, otorgándole en el acto a los empresarios rapaces, la nada despreciable categoría de “facilitadores”. Si una puerta se cierra tocan otra, si un portafolio lleno de billetes no basta, otro llegará para fortalecer el trato. La diferencia entre los “gestores de mala voluntad”, y la sociedad civil organizada, es que los primeros, no tienen que lidiar con la burocracia paralítica que conforma nuestro sistema político, pero los segundos, enfrentaran a su paso un mar de impedimentos, argumentos legaloides y los más importante; no cuentan con el respaldo de los gobiernos que dicen representarlos.

Por más trabajo que las minas produzcan, un futuro enfermo y desalentador; no lo vale en definitiva. Ni los centros recreativos, ni las escuelas u hospitales, servirán para alojar a una sociedad que se marchitará, al ritmo voraz de las excavaciones. Nosotros te contratamos. Si te enfermas, pagaremos los medicamentos, si te mueres pagaremos el entierro, pero tus hijos, y los hijos de tus hijos, deberán servirnos sin excepción, parecieran decir muy en el fondo, los empresarios ciegos y sordos, que promueven la minería asesina.

Mientras que camino por la sierra enferma, el señor X retorna inesperadamente. ¡Súbase, todo era broma!, me dice, mostrándome sus dientes amarillentos, que recuerdan el color del metal que tanto anhela. Prefiero caminar, le respondo, al tiempo que mi sudor, se muere con la esperanza de un mejor mañana. Pero el señor X se queda ahí, adentro de su auto de lujo, esperando a que yo me canse. Me sigue a paso lento, como una hiena, en espera de que la presa herida ceda un poco.

¿Qué quiere de mi el señor X?, que se canse amigo, para ayudarlo, me responde, mientras se da otro jalón de coca. Mientras el auto oscuro, se confunde con la perversidad de algún espejismo infernal, yo rezo por que el señor X, con su espíritu dopado y sus sobornos, se aleje lentamente, pero también, porque nadie se canse; porque no nos cansemos.

 


* * *




4 Responses to El señor X

  1. Pepe Farah de Anda 22/08/2014 en 8:02 AM

    Es un excelente artículo. Muestra en palabras sencillas la voracidad malvada de ignorantes empresarios que su único afán es el dinero. Se llama capitalismo depredador.
    No debemos de cansarnos.
    Este escrito deberá estar en los libros de texto gratuitos. Publicado en rodas las escuelas, fábricas, tendajones, centros deportivos, clubes burgueses, antros de vicio, en todos los lugares para leerse diario, como se leían en la antiguedad los avisos.

    Muchas gracias Aldo.
    Debemos aprender a vivir, pensando primero antes de actuar.

    Muchos saludos.

    Responder
  2. Pepe Farah de Anda 22/08/2014 en 8:19 AM

    Errata, debe decir:

    Publicado en todas las escuelas

    Pepe Farah de Anda

    Responder
  3. Sergio Bautista Perez 22/08/2014 en 1:48 PM

    NO PASARAN….”Al indio le basta el oro que le relumbra del sol” Violeta Parra.

    Responder
  4. marcela ramirez 23/08/2014 en 3:51 PM

    es verdad que uno se cansa de ver tantas dentelladas que con el tiempo veremos y sentiremos en carne propia yque fastidia ver el enorme abismo de la indiferencia por parte del gobierno federal , pero que a pesar de estar deshilucionados no podemos dejar de lado estos problemas que , ,ya no son solo a nivel estado sino que es un plan mas extenso ,y si es global ,presisamente por intereses externos ,esto entra en los tratados de las reformas y solo son la punta de lanza , porque como lo veo es la entrega de nuestro pais ,de una manera en la que van entrando como una rata entra a la cosina y roba tu comida ,despacio,,,, y esta entrega de la nacion a extranjeros es la manera mas ruin e hipocrita , que pudiera una persona con etica civil soportar..no puedo permitir que mis hijos ,nietos y demas generaciones queden semy sobreviviendo en un pais donde perderan su derechos y quedar con una calidad de vida de esclavos . este tipo de plan economico cada dia se parese mas a lo que vivio INDIA en los tiempos de GANDHY. …recuerdan los motivos que tubo gandhy para expulsar a la corona es algo a lo cual nadie quiere llegar ,,,pero no dejan otra opcion , .esperemos que las reformas que quieren imponer no tengan frutos ,,,porque si es asi el LA PAZ tendran que retirarse a vivir a otro estado porque se acabara todo desde el TURISMO hasta los niños y todo a falta de AGUA y por causa de la amvicion de un solo hombre ,,,,que claro pudiera ser el prestanombre de esa empreza canadiense que al principio queria entrar ,,,,, que tontos son si creen que nadie pudiera suponer todas sus actitudes vendidas en el caso de el $$$$SEÑOR $$$$$ALINAS PLIEGO ,,,cree que a todos nos gusta ver sus taranovelas jajajajajajajajaja o sus eventos mediocres , pobre hombre rico, bueno los felicito por este trabajo que sera de concientizacion y adelante que tambien por aca ayudaremos en concientizar ,y dar a conocer las contras de esas reformas . que fueron dictadas por gente que no son MEXICAS.gracias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.