H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

Trastornos alimenticios en el adolescente

Han estado presentes en nuestra sociedad desde hace tiempo

Los trastornos alimenticios han estado presentes en nuestra sociedad desde hace tiempo y con una presencia desafortunadamente constante y fuerte, convirtiéndose en un problema muy común sobre todo en la población adolescente, cada año, miles de adolescentes padecen trastornos alimenticios o problemas de peso, de alimentación o distorsiones de la imagen corporal. Un trastorno alimenticio rebasa la  realización de una dieta o la costumbre saludable de ejercitarse diariamente, el trastorno alimenticio conlleva dietas interminables y drásticas, disminución de la actividad social, pues la persona prefiere estar en el gimnasio para quemar calorías, contar las calorías obsesivamente y muchas otras conductas particulares que pueden llegar a provocar la muerte. La información hacia la ciudadanía es el primer paso para la detección temprana y eficaz de dichos trastornos, es por ello que con el presente artículo pretendo brindar algunos datos que pudieran ser señales de alerta que deberán atenderse a la brevedad posible por un especialista. Entre los trastornos alimentarios más comunes se encuentran la Anorexia Nerviosa (evitar comer) y la Bulimia Nerviosa (comer en exceso y después purgarse o causar el vómito), más conocidas como “Anorexia” y “Bulimia”, las cuales cuentan con varios motivos desencadenantes y/o individuales.

Algunos signos de la persona que sufre Anorexia:

¨       Imagen distorsionada de su cuerpo, es decir no ven las proporciones reales de la silueta que refleja su espejo

¨       Obsesión con la alimentación

¨       Pesarse reiteradamente

¨       Ejercicio excesivo

¨       Tomar mucho agua antes de ser pesada por un especialista

¨       Contar o racionar los alimentos cuidadosa y lentamente

¨       Sentirse gordas o mencionarlo todo el tiempo

¨       Volverse muy elitista al escoger los alimentos

¨       Aislarse socialmente especialmente al tratarse de eventos donde se servirá comida

¨       Depresión

¨       Falta de energía y frío constante

¨       Adelgazar mucho.

Algunos signos de la persona que sufre Bulimia:

¨       Comer sólo alimentos dietéticos o con bajo contenido en grasa (excepto en los atracones, en donde es comida altamente calórica que después vomitará)

¨       Miedo obsesivo a ganar peso

¨       Sentirse realmente insatisfecha con el tamaño, la forma y el peso corporal

¨       Comprar laxantes, diuréticos o enemas con regularidad

¨       Ejercicio excesivo

¨       Evitar los festejos que impliquen comer

¨       Inventar excusas para ir al baño inmediatamente después de comer

Algunos otros trastornos alimenticios son  listados a continuación, que no por no ser menos comunes están exentos de generar graves problemas físicos y psicológicos.

Drunkorexia: Dejar de comer durante horas para compensar las calorías ingeridas en bebidas alcohólicas.

Síndrome del comedor nocturno: A menudo asociado con insomnio y lesión en e el hipotálamo, es un aumento anormal de apetito durante la noche, con una ingesta diurna escasa.

Potonomanía: Deseo de beber grandes cantidades de líquido.

Geofagia: Comer tierra.

Hiperfagia: Aumento de la sensación de apetito aun después de comer normalmente.

Ortorexia nerviosa: Se caracteriza por una obsesión de comida “sana” omitiendo alimentos necesarios.

Permarexia: Con mayor incidencia en la población femenina, este trastorno es relativamente nuevo y aunque no se encuentra catalogado como patología puede causar daños debido a que se caracteriza por una obsesión hacia la alimentación, sin dejar de comer o provocar el vómito, creen ser especialistas en nutrición y constantemente consumen suplementos alimenticios, diversos productos diuréticos o con fibra y uno de los peligros es que constantemente dejan su dieta provocando ansiedad y estrés.

Pagofagia: Deseos excesivos de comer hielo.

Pica o Alotriofagia: Deseo compulsivo por comer, masticar o lamer artículos no comestibles como papel, yeso, bicarbonato de sodio, pegamento, granos de café, cigarrillos, caso muy de moda en la ingesta de algodón en los adolescentes.

Rumiación o Mericismo: Regurgitación repetitiva, enviando a la boca alimentos que ya se encuentran en el estómago para masticarlos.

Diabulimia: Consiste en una reducción intencionada de insulina, en el diabético,  con el fin de perder peso

Tragorexia: Percepción distorsionada de su cuerpo que le lleva a pensar que la obesidad la hará parecer más saludable.

Vigorexia: obsesión por su cuerpo, pasan horas interminables en el gimnasio y llevan una dieta poco equilibrada.

Los trastornos alimenticios pueden atenderse como cualquier otra adicción solo que con una atención adecuada de un grupo de profesionistas de la salud que incluye al Médico, Nutriólogo, Psiquiatra, Psicólogo y Endocrinólogo, sin embargo, existen instituciones especializadas en dichos problemas que pueden brindar una atención de calidad y claridad para la familia y la persona que lo padezca. Le invito a que juntos como sociedad podamos salvar a nuestros jóvenes de esta condición que les impide el disfrute pleno de su vida y que en conjunto, padres, maestros, familia luchemos en disminuir las estadísticas y radicar dichos trastornos.


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.