H. Ayuntamiento de Puerto Peñasco

Violencia y Pobreza: un rompecabezas

Palabra de Antígona

Los valles de Baja California probablemente son una de las regiones más ricas y hermosas de nuestro país. Son inmensos contenedores de riqueza agrícola y vitivinícola; el de Mexicali por el algodón y el de Guadalupe por su variedad de uvas y olivas. San Quintín por su producción agrícola. Nadie debía ser infeliz en esas tierras que solamente visitó una vez Hernán Cortés y que durante los largos años de la independencia y después de la Revolución se dejó aislada, casi desconocida.

Los cielos y los soles son apabullantes. Especialmente porque los campos de cultivo, excepto el Valle de Mexicali, están de cara al mar. Baja California es posible que haya sido inspiradora de la imagen del Cuerno de la Abundancia que tantas expectativas dio a México durante cientos de años.

Por eso no puedo entender la desigualdad, esa a la que se refirió la semana pasada la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) que nos ubicó como el cuarto país en el mundo más desigual y contrastante. Solo desde esa vertiente del reparto de los bienes no hay forma de entenderlo.

Hace muchos ayeres, cuando conocí a un grupo de mujeres dedicadas a la comunicación en Mexicali, me pareció sorprendente que una de ellas refiriera con toda seguridad que ahí, en Baja California no había discriminación femenina, ni violencia contra las mujeres ni abandono cívico y político.

Hoy Baja California tiene el tremendo quinto lugar en violencia feminicida, en asesinato de mujeres. Y me duele el alma cuando pienso en San Quintín y en los miles de hombres, mujeres y niños que padecen las inclemencias de ese mal reparto de bienes materiales y simbólicos, quienes trabajan jornadas extenuantes, que son los hermanos y hermanas del sur; no entiendo el largo camino de los migrantes que se quedan varados en Tijuana o en Mexicali, que engrosan día a día las fábricas, maquiladoras de exportación, muchas veces sin derechos. Esa Tijuana heroica donde se producen hasta arneses para la industria militar de Estados Unidos.

Esas calles tijuanenses polvorientas que conviven con el mar y la festiva avenida Revolución, o los caminos del Valle de Guadalupe de un verde que refresca, o  los antiguos y modernos centros de apuestas. Los lugares precisamente donde las mujeres son intercambiadas y abusadas de forma cotidiana. Es la mítica frontera, donde descubrimos en 2005, que era el lugar donde miles de mujeres no sólo dejaban sus vidas en la maquiladora, sino que también las encontraban tiradas en los campos, golpeadas, violadas, asesinadas.

El viernes último, en Mexicali, terminaron un conjunto de foros “Por la Libertad de Expresión”, en los que se analizaron los ingentes problemas de la maravillosa y pujante Baja California. En otras palabras, los quehaceres y las miserias que la desigualdad, el machismo, la exclusión y la impunidad van dejando como una herida más profunda que la falla de San Andrés, esa que telúricamente atenta contra la integridad de sus habitantes y sus ciudades.

El último foro tuvo como tema la violencia feminicida: “Equidad y Feminicidios”, el asesinato de mujeres que acosa y desgarra a nuestra inteligencia y la esperanza de la igualdad como una ruta deseable.

Foros  impulsados por un conjunto de instituciones como el Congreso de Baja California, el Instituto de Estudios Legislativos de Baja California, la Comisión de  Derechos Humanos del Noroeste, la organización Periodismo Negro, la Asociación de Periodistas Universitarios, Bionero.org, Semanario El Cactus, Comunicadoras de Mexicali, Fundalex y la Asociación Nacional de Estudiantes de Ciencia Política y Administración Pública y a los cuales me invitaron para debatir y reflexionar.

No es posible, dijeron muchas mujeres participantes, que en Mexicali donde no ha dejado de gobernar el Partido Acción Nacional por más de 18 años, no exista un instituto de las mujeres, no se ha instalado el Consejo Estatal para la Prevención y Atención de la Violencia  y se busca menospreciar el problema de la violencia de género, como le pasa a un sinfín de gobernadores y autoridades por todo el país.

Increíble, el lugar donde otrora se levantó la bandera blanca de la total alfabetización, el mismo donde se han erigido enormes empresas vitivinícolas exitosas, donde se derrama creatividad y trabajo, cultura y literatura, el lugar de la esperanza para nuestros hermanos del sur, está hoy en una situación de desigualdad. Recuerdo que sólo ahí he visto mantas enormes colgadas de las fachadas de las empresas tijuanenses donde casi a gritos piden personal y se exhiben las condiciones de trabajo favorables.

Sí, la Baja California, el otro México como le llama Ricardo Rafael, donde corrían los dólares y el vino mientras el resto del país estaba en crisis en 1929;  de donde salieron algunos de los presidentes de México; el lugar dónde se eligió a la primera diputada federal, Aurora Jiménez de Palacios en 1954, ahí discutimos en un espacio de reconocimiento a las mujeres, una sala con sus retratos y biografías, que muestra a sus lideresas históricas, en la que está la primera diputada, pero también quién organizó el Asalto a las Tierras y una emblemática periodista.

¿Por qué negar que existe el asesinato de mujeres? ¿por qué tanto temor a develar el carácter patriarcal y machista de la acción feminicida? ¿por qué negar que estamos envueltos en una vorágine que ninguna política o ley puede parar?

En la sala, una mujer de duro rostro y palabras fuertes, nos contó cómo ha vivido la violencia de los hombres, violencia cotidiana en su quehacer de prostituta y cómo organiza mujeres por sus derechos.

En el Foro hablaron las diputadas y las mujeres organizadas; se escuchó a las y los comunicadores de la falta de espacio real para ejercer su derecho a decir, a investigar, a contar lo que realmente está pasando.

Me duele ese otro México, porque ha dejado de ser una quimera. Ahí estaban las y los diputados felices porque avanzaron en la tipificación del delito de feminicidio y se reflexionó cómo eso no significa nada, porque no hay instituciones que hagan posible hacer justicia. Y no hay justicia, hay impunidad. Los datos aportados por un funcionario del  INMUJERES que fue invitado, señalan que todos los días en este país donde se practica el estado de Derecho, son asesinadas 7.1 mujeres y que esa vergüenza cubre a todo el país.

Luego esos datos que acosan de los organismos internacionales, en plena campaña contra el  hambre, porque somos con Turquía, Chile y Estados Unidos, los de mayor desigualdad. México un país donde el 10 por ciento de las y los mexicanos concentra el 36.7 por ciento de la riqueza y ellos mismos el poder; mientras que otro 10 por ciento apenas vive con el 1.2 de los recursos. Esto es la balanza tremenda de nuestra realidad.

Los Foros llevarán nuevos aires para legislar nuevas cosas, como una comisión de feminicidio que un día de estos se va a formar; o una revisión a fondo para crear dispositivos de protección a periodistas, sin embargo, nada hace posible convencer a quien gobierna que es de ley y honradez usar los recursos federales para atender la violencia contra las mujeres, no da cuentas, no da información, como me dijo el Observatorio Ciudadano del Feminicidio, ni se consigue tampoco parar la explotación laboral en el Valle de San Quintín.

Digamos que es lo que todos los días nos afecta y lo que cotidianamente se quiere ocultar, como si callando se resolvieran los problemas. Este flagelo está en las manos de todas y todos. Habría que pararlo realmente, con medidas de fondo, sin discursos, para que un día se pueda volver a gozar de las bellezas de los valles de Baja California; las sierras de Chihuahua; los mares de Veracruz; los valles, montañas y mares de Oaxaca; los cielos de Sinaloa, las caídas de agua de Chiapas y sus lagunas. Los hermosos pueblos del Estado de México; la riqueza petrolera de Tamaulipas, en fin de cada una de las riquezas de las entidades en que geográficamente se divide México.

Es decir, volver a la felicidad que nos contaron quienes nos antecedieron, esa del cuerno de la abundancia, de la revolución social, del Estado de Derecho que nadie encuentra por ninguna parte. La que puede hacer la diferencia para cegar, definitivamente, la discriminación y el oprobio que vivimos las mexicanas.

 


* * *




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.