Los milagros de “El Chapo”

Vertebral

Los milagros de El ChapoEn México ya todo es posible. He visto de todo, pero lo que llamó fuertemente mi atención fue un altar dedicado a “El Chapo”, poderoso narcotraficante, en la casa de un joven sinaloense. Las velas negras que rinden tributo a la  temeraria personalidad del llamado “enemigo número uno”, parecen ahogar el fuego, Mientras Efraín da grandes sorbos a su vaso con Whisky. No deja de subirle al volumen, orgulloso presume lo más nuevo de los narcocorridos que enaltecen según él; “las grandes aventuras” de Joaquín Guzmán Loera. La letra que es una apología de violencia, se confunde con los ruidos de ráfagas de pistola que también forman parte de la canción, mientras el joven de 21 años bailotea una danza tribal con sus costosas botas de piel de cocodrilo, sin importarle que los vecinos se despierten con el ruido; hasta caer en el frenesí y los ojos en blanco.

Las viejas ilusiones infantiles quedaron atrás.  Los sueños de ser bombero, astronauta o científico, se diluyeron ante la andanada de violencia que sacude nuestro país, que bajo la cultura del narco, permite que los niños a temprana edad, sueñen con llegar a ser criminales. Y lo anterior sería una declaración moralista cualquiera, si la realidad no nos golpeara del modo en que hoy lo hace. La cultura de la ostentación, del arrancón,  andar “enfierrado” y de “toparle a lo que se atraviese”, cobra cada vez mayor fuerza; en un país donde la ignorancia arranca la respiración, y ante un Estado incapaz de sostener ya su legitimidad.

Pasan las horas y Efraín al ritmo de la embriaguez, intenta convencerme de que el narco es lo mejor que le pudo pasar a Sinaloa. Se quita el sombrero con la mirada perdida, muestra el arma que lleva fajada y mirando al cielo, se hinca ante la foto de “El Chapo”. En una de esas, se le ocurre comparar al recientemente fugado capo con Pancho Villa, y mi paciencia se quebranta. Le comento que uno y otro no tienen nada que ver, insiste en que ambos ayudaron a la gente desvalida, le respondo que la comparación resulta fuera de lugar, pues Villa, de forajido paso a revolucionario y al final como todo mito, se estaciono más allá del bien y el mal. El joven huye rumbo a la próxima fiesta, dejándome bajo la  nube de tierra que las llantas de su camioneta expulsaron; se acabó la clase de historia, llego el sueño junto a la medianoche.

Que se escapó por un túnel, como alguna vez lo hizo en un carrito de ropa. Que salió vestido de policía y por la puerta principal, que tiene un doble que lo suple en circunstancias difíciles. Que salió en helicóptero, que pasaron por él; que igual que los santos, tiene el don de la ubicuidad. En medio de los dimes y diretes del pobre pueblo de México (infectado de mentiras), al final me queda claro que Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo”, de verdad que obra milagros. ¿Qué tiene este hombre que lo hace tan sagaz? Al grado de haber escapado ileso a más de un atentado ya sea por terracerías, túneles, “si por mar en un buque de guerra, si por tierra en un tren militar”; como dice la canción. La respuesta es sin duda la astucia que brindan los años, al frente de la más poderosa organización criminal de México, y una de las más temibles de su tipo en el mundo. El poder organizacional, las armas y los combatientes, amén del poder corruptor del dinero, que compra como ya se vio durante el gobierno de Vicente Fox; hasta las más altas conciencias de la pobre y lacerada patria.

Es la hora de la foto y los rituales del poder. A una rueda de prensa, de esas que parecen coreografiadas, convoca el Secretario de Gobernación junto a la Procuradora General de la República. El poderoso jefe de la política interior del gabinete luce radiante, y no se achica ante las cámaras. Conforme avanza en su artesanal discurso, va adquiriendo más control de sí mismo, a sabiendas que lo que cunde en el recinto es la incredulidad no de los presentes; sino de todo un país. Con la mirada retadora, señala que el interés del Presidente de la República es que prive el Estado de Derecho. Se encarga de adular a la seguridad que según el reina en el Penal del Altiplano, ensalza sin límites que los estándares de seguridad son internacionales; el número de cámaras, la vigilancia incesante, los muros infranqueables y un largo etcétera. Cada declaración o comentario al respecto del Penal del Altiplano, deja un mar de dudas y reclamos sociales, que no se acallaran ni con el más riguroso de los informes. Y las preguntas están ahí, a flor de piel; ¿Cómo en un penal que presume tales estándares pudo darse una fuga de ese nivel? ¿Cómo fue que se fabricó un túnel en el total silencio, bajo un suelo tan hermético? ¿Cómo es que las autoridades del penal, jamás advirtieron de ninguna extraña maniobra? ¿Cómo fue que los protocolos de seguridad simplemente cesaron, como por arte de magia? La respuesta esta de no entenderse, de no creerse, al libre desenlace de una telenovela con final increíble, a la justa medida de la fantasiosa opinión pública mexicana, que da por hecho las cosas sin antes comprobarlas. O simplemente, se trato como muchas otras cosas, de algo inexplicable; uno más de los milagros de “El Chapo”.

Otra secuencia más a la larga película de errores, de injurias y secretos de alcoba. De chismes extorsiones y chantajes, que ya envidiaría Shakespeare para alguno de sus inolvidables dramas de poder. Otro episodio de asesinos solitarios, complots, tesis de confusión entre clérigos y narcos, recreaciones de nintendos increíbles, y hasta brujas o clarividentes que haciendo gala de sus dotes ocultistas, encuentran osamentas en fincas de cuyos nombres no queremos acordarnos. Lo que ahora faltaba, un túnel. Un túnel que la dilatada incredulidad de un pueblo que se contenta con el chiste, ha transformado ya en algo igualmente legendario. Y las imágenes de uno de los criminales más buscados del mundo no se dejan esperar, en las redes sociales es el tema del día. Con música, escapando como muñeco de videojuego, en diferentes posiciones aparece el hombre más visto del 2015, Joaquín Guzmán Loera, quien de entre sus pequeñas pero certeras manos de capo, ha obrado otro macabro milagro.

Para Gerardo Fernández Noroña, la tesis del túnel resulta tan ofensiva como increíble, y la corrupción de las más altas esferas de poder, está a la vista de todos, según el controversial político mexicano. Para Rafael Loret de Mola, la implicación de Rubido García, y los grandes administradores de la seguridad en México también es ostensible. ¡Fuera Peña! Grita el escritor mexicano, en un video grabado por el mismo, sin dejar a duda su valentía y vocación periodística de altos vuelos, que no alcanzó a trasmitir a su vástago; muy lamentablemente. En medio del escarnio y el chismerío desbordante, las autoridades difunden una foto inédita del capo, donde se le mira con los ojos hundidos y el ceño fruncido. Todos lapidan o enaltecen al exitoso narcotraficante según sea el caso, pero nadie o muy pocos, hablan de los poderosos intereses que este representa. Los 3 Mil Millones de Dólares anuales en ganancias, según cifras del New York Times. La nada despreciable cantidad de 18 mil y 39 mil millones de dólares, anuales en ganancias solo dentro de la Unión Americana, cifra que compartiría con carteles colombianos según el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Los delitos conexos como la venta de armas y el tráfico de influencias. ¿Qué pasa con las cuentas bancarias? ¿Con el lavado de dinero? ¿Las empresas fantasmas? ¿Qué pasa con los asesores financieros? ¿Los vínculos con el poder, las instituciones bancarias y las grandes transacciones? Todo aquello que hace posible que el fantasma del narcotráfico, siga siendo un dragón de mil cabezas insaciable.

Mientras no haya respuestas en este sentido, “El Chapo”, desde su nicho de leyenda enaltecida en los corridos y el imaginario popular, seguirá siendo el criminal más perseguido. Sin embargo y como ya se ha visto, la persecución de un solo hombre, por más trascendente que sea en el jugoso negocio de las drogas donde intervienen tantas personas, siempre será insuficiente, sin que en suma deje de ser un juego mediático. ¿Cuál será la próxima noticia? ¿El abatimiento del enemigo número uno? ¿Su recaptura en alguna paradisiaca zona del país? ¿Cuál será el próximo milagro de “El Chapo” en el país de los sucesos inexplicables?


* * *


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Anúnciate en Peñasco Digital

 

¿Quires anunciarte en Peñasco Digital?

Aquí puedes descargar nuestras tarifas.

Email de contacto: publicidad@peninsulardigital.com.